“Yo no permito que negros entren a mi casa”. Indignante caso de racismo en Medellín

Un caso de racismo contra una joven manicurista en la ciudad de Medellín ha generado la indignación de cientos de ciudadanos en redes sociales.

Elizabeth Mosquera se dedica desde hace tres años a labores de manicure y pedicure. En su día a día hace, principalmente, domicilios y visita a sus clientas, la mayoría de las veces a zonas del sur de Medellín.

Hace una labor sin mayores contratiempos, pero todo cambió el fin de semana pasado cuando se sintió ofendida por mensajes racistas que están indignando a muchos ciudadanos que se han manifestado en redes sociales.

Incluso el exarquero de la Selección Colombia, René Higuita, quien la ha apoyado públicamente ya que asegura que él también fue víctima de un caso similar. El exjugador ha invitado a sus seguidores para que la sigan.

Todo empezó el sábado, cuando la contactó una clienta para pedir un servicio. La cita quedó pactada para el domingo a las 2 de la tarde. Elizabeth debía dirigirse al barrio Santa Mónica, ubicado en la comuna 12, La América.

En el trayecto, mientras iba en el Metro, la clienta le pidió rapidez en su llegada y que tomara un taxi, finalmente ella lo iba a pagar, según se lee en uno de los pantallazos que ya son virales en las redes sociales.

“Cuando llego a la casa de ella, le toco la puerta y no me abre. Me conecté a una red WiFi gratuita del sector y le escribí: ‘Estoy afuera de tu casa, te estoy tocando’. Ella me responde, que ella pensaba que yo era blanca, que como trabajaba tan bonito se equivocó. No esperaba que una persona de color trabajara bien este tipo de trabajo. Yo no le respondí nada y quedé impactada”, narra Mosquera.

La joven de 23 años es madre soltera, convive con sus dos hijos y su mamá en el barrio Belén Altavista, en el suroccidente de la capital antioqueña. Todos en la familia dependen de su oficio como manicurista.

Esa experiencia hizo que no se quedara solo con la indignación, por lo que decidió publicar dicha conversación por WhatsApp y en su Facebook personal. Esto desató la ira de varias personas, incluso de muchos que ni la conocen.

“Ella [la clienta racista] se dio cuenta porque lo publiqué. Me respondió el mensaje y me dijo que eso afirmaba su manera de ver sobre nosotros, los afrocolombianos, en palabras vulgares”, dice Elizabeth al diario El Tiempo.

Elizabeth volvió a tomar captura de la conversación y la publicó en sus redes sociales, incluso con el teléfono de dicha clienta ya que se lo pedían en los comentarios a sus publicaciones lo que terminó con más insultos de la mujer.

Sin embargo, creyendo que todo había terminado ahí, la situación se tornó más preocupante cuando en esa tarde del domingo, la joven manicurista abrió la puerta de su casa y vio un mensaje en un papel con más insultos.

“Esa tarde solo trabajé en casa. Me organicé, abrí la puerta y había una nota con insultos. Pero no me dijo que me iba a matar, aclaro. Esta mujer sabía dónde vivía y me asusté demasiado”, sostiene Elizabeth al diario.

Ayer lunes y hoy martes han sido de zozobra para Elizabeth, quien dice tener miedo de salir a hacer domicilios y atender a sus clientas, muchas de ellas nuevas, que se han dado cuenta de este caso y la han contactado para solicitar sus servicios.

“Tengo demasiado miedo que esa mujer sea una loca y me haga algo malo, porque yo no cometí ningún error porque la que me ofendió fue ella. Pero igual ella está ofendida conmigo por las publicaciones, aunque yo las borré”, cuenta.

La joven sigue atendiendo a sus clientes desde casa y agradece los mensajes de apoyo, pero dice simplemente que lo que quiere es trabajar y mostrar su arte con las uñas, aunque, reitera, tiene miedo de salir, por ahora.

Elizabeth aún está considerando si entablar una denuncia, a pesar de que su madre le pide que no lo haga. Lo cierto es que a la joven le llovieron mensajes de apoyo en redes y seguidores que le han preguntado por su trabajo.