Vigilante de un cementerio se fue a tomar cerveza y dejó encerradas a tres personas

Irresponsablemente el encargado de la seguridad del campo santo de Santo Tomás, Atlántico, cerró para tomar cerveza y dejó adentro a tres personas.

Un hecho de ha generado entre críticas y burlas a los habitantes del municipio de Santo Tomás, en el departamento del Atlántico, se presentó el pasado domingo 19 de diciembre en el cementerio municipal.

Resulta que siendo aproximadamente las 12:05 de la tarde, dentro del camposanto, habían dos trabajadores y una señora que visitaba la tumba de su esposo e hijo, sin embargo no pensaban lo que les iba a suceder minutos después.

El celador del cementerio precisamente a esa hora decidió ponerle candado a la puerta de entrada y se fue a tomar cervezas a un lugar que por fortuna estaba cercano de allí, dejando a estos visitantes encerrados.

A los pocos minutos, la mujer llegó a la puerta para salir, pero se encontró con la sorpresa que esta estaba cerrada, por lo que solicitó ayuda a unas personas que estaban en la parte de afuera.

Minutos después llegó el celador quien se indignó por los llamados insistentes que le hicieron estas personas e inició una discusión con estas al punto de decirles que “llamaran al que quisiera”.

Después de discutir por varios minutos con los presentes optó por abrir la puerta para que estas personas salieran y pudieran irse cada uno para sus hogares.