VIDEO | Taxista herido en balacera al sur de Bogotá participó en ‘paloterapia’ al delincuente

A pesar de estar herido en su pierna izquierda, el taxista se bajó del vehículo y, cojeando, participó en la golpiza.

En horas de la mañana del pasado miércoles 11 de agosto se presentó una balacera en el barrio Restrepo en la localidad Antonio Nariño de Bogotá, donde fue asesinado un policía.

El hecho se presentó en momentos en los que dos patrulleros de la Policía de Bogotá llevaban a cabo una requisa a dos sujetos que se veían sospechosos y que pasaban por el lugar.

Sin embargo, uno de los hombres sacó un arma de fuego y disparó contra los uniformados varias veces, dejándolos gravemente heridos. Además, una bala perdida hirió a un taxista que pasaba por el sitio.

Los sujetos corrieron en direcciones opuestas, sin embargo, la captura de uno de ellos fue registrada por una cámara de seguridad y se observa que es alcanzado por el mismo taxista.

También de aprecia que a la escena llegaron varios uniformados del cuadrante que retuvieron al sujeto y evitaron que otros ciudadanos lincharan al delincuente que resultó ser venezolano.

Lo curioso de la escena es que el conductor del vehículo público, que fue identificado como Diego Alejandro Ariza Galindo, a pesar de la herida en la pierna izquierda, se baja del carro y cojeando llega hasta donde este el delincuente y lo golpea varias veces.

Además, según información que compartió Noticias Caracol, el conductor al parecer intentó apuñalar al delincuente pero uno de los uniformados que agarraba al sujeto logró impedirlo.

En el hecho lamentablemente perdió la vida el patrullero Humberto Sabogal Soto, de 41 años de edad, quien fue trasladado a un centro asistencial dónde los médicos intentaron reanimarlo pero fue imposible.

El policía estaba casado, tenía dos niños de 8 y 10 años. En reiteradas ocasiones, este uniformado había recibido varias felicitaciones por parte de la Institución. Además, contaba con seis condecoraciones por parte de la Policía Nacional.

Según detalló el general Eliecer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, “hoy nuestro dolor es profundo por la perdida de nuestro compañero, padre, hermano e hijo ejemplar, quien fue vilmente asesinado en la localidad Antonio Nariño. En honor a su legado efectuaremos lo que sea necesario para llevar a la justicia a quienes cometieron el hecho”.