VIDEO | Se conoce grabación de cámara de seguridad del CAI de Villa Luz cuando ingresan a Ordóñez

El video fue revelado durante la tercera sesión del juicio disciplinario contra los patrulleros de policía Harby Damián Rodríguez Díaz y Juan Camilo Lloreda Cubillos.

Este miércoles se conoció una grabación en la que se evidencia el momento en que el abogado javier Ordóñez fue ingresado al CAI de Villa Luz arrastrado por los patrulleros Harby Damián Rodríguez Díaz y Juan Camilo LLoreda Cubillos.

Los videos, que están en poder de las autoridades judiciales, son grabaciones de las cámaras de seguridad que se encuentran en el interior de la estación de Policía y en ellas se observa la fecha: 9 de septiembre pasada la medianoche.

En las imágenes se muestra cómo llega una patrulla al CAI, pasados unos minutos entraron al CAI a unos policías, luego entraron a una persona con chaqueta amarilla, que es Wilder Salazar, uno de los amigos que estaba ese día con Ordóñez. Luego, se ve cómo, entre varios policías, entran arrastrado el cuerpo de Javier Ordóñez y lo llevan a la parte trasera de la estación.

Audiencia virtual contra los dos patrulleros / CP

En la audiencia de este miércoles el procurador que lleva el caso, Herman Rincón, le pidió a Salazar, quien dio su declaración, que describiera las imágenes de los videos, pero por problemas con la visualización de los mismos Salazar no pudo describir mucho. Sin embargo, sí dijo que en los videos se apreciaba al patrullero Damián Rodríguez.

Aunque durante la proyección del video el testigo Salazar no pudo describir mucho, antes de eso, en su narración sobre el día de los hechos, contó como a su amigo Ordóñez lo electrocutaron varias veces y le pegaron antes de trasladarlo al CAI.

También dijo que al ingresar a Ordóñez al CAI volvieron a pegarle. “En el CAI eso fue una pesadilla, los policías lo insultaban, lo lastimaron mucho, con un palo de madera de color café de unos 50 centímetros le pegaron varias veces. Yo les dije que por favor no lo lastimaran más y él también decía ‘ya no más'”, narró Salazar.

Para entonces, expresó, Ordóñez ya estaba muy malherido y les pidió a los policías muchas veces que lo llevaran a un hospital pero eso no sucedió. Después, contó, cuando al CAI logró entrar otro de sus amigos identificado como Juan David, este logró ponerle la mano bajo la nariz a Ordóñez y se dieron cuenta de que ya no estaba respirando. Según su relato, Ordóñez murió en el CAI, antes de que lo pudieran trasladar a un centro médico.

Recordemos que durante la confesión del patrullero Harby Damian Rodríguez, detenido por la muerte de Javier Ordóñez, acusó a su compañero Juan Camilo Lloreda, de golpear al abogado en las instalaciones del CAI de Villa Luz.

En la diligencia, Rodríguez, dijo que llegaron al lugar de los hechos para atender el llamado de una riña. Algunas personas se dispersaron y, entre los que se quedaron, estaba el estudiante de Derecho y un amigo. Agregó que cuando iban a arrancar en su motocicleta fueron atacados por Ordóñez. Los golpes los habría recibido Lloreda “en el rostro, casco y cabeza”.

También afirmó que tuvo que hacer un disparo al suelo para que las dos personas que estaban con Ordóñez no lo atacaran. En el momento de las supuestas agresiones los dos policías y Ordóñez cayeron al suelo. Dice que hubo varias descargas de taser, “aproximadamente 3 o 4” porque “él era un señor muy grande, con muchísima fuerza”.

Otro compañero que llegó al sitio ayudó a continuar con el procedimiento y lo subieron a la patrulla. Rodríguez relató que no iba en ese vehículo, sino que llegó después al CAI y allí fue cuando vio que “el compañero Juan Camilo Lloreda lo está golpeando [a Ordóñez] con sus pies, aproximadamente 4 veces en el estómago y las costillas”.

Según Rodríguez, le pidió a Lloreda que no golpeara más al estudiante de Derecho, pero se fue para regresar al lugar de los hechos y que en el CAI solo quedó su compañero con el detenido.

Al regresar al CAI notó que la salud de Ordóñez estaba deteriorándose y fue cuando decidieron subirlo a un vehículo para llevarlo al hospital de Santa María del Lago, donde finalmente el hombre falleció.

En esta diligencia el patrullero Juan Camilo Lloreda notificó que asumía su propia defensa y pidió la nulidad de todo el caso argumentando, entre otras, que no tenía conocimiento de las pruebas en su contra y que se le violó el debido proceso. La solicitud fue negada.

Por su parte, la Procuraduría, en su acusación, afirma que los patrulleros sabían que abusaron de su autoridad, dado que llevaban más de 11 años en la Institución, y los instruyeron para atender este tipo de casos.

En desarrollo…