VIDEO | Revelan imágenes de los últimos minutos de vida de Javier Ordóñez en el CAI

Como aterrador han calificado el video de los últimos minutos de vida del estudiante de Derecho Javier Ordóñez, en el CAI del barrio Villa Luz, en Bogotá.

En una grabación que fue difundida por un medio independiente de la capital del país, se observa a quien sería Javier Ordóñez, aparentemente, agonizando en el suelo de la estación de la Policía hasta donde fue llevado después de ser retenido en un polémico procedimiento policial.

Las imágenes, que fueron difundidas por redes sociales, han sido calificadas por usuarios en redes sociales como aterradoras y escalofriante. Ordóñez estaba esposado y producto de la brutal y demencial golpiza que sufrió por parte de los policías, no podía ni levantar medio cuerpo.

En las imágenes, al estudiante de Derecho se le observa en compañía de una persona que viste chaqueta verde, al parecer se trata de su amigo Wilmer Salazar, quien grabó el video que circuló por redes sociales y que dejó en evidencia el polémico procedimiento policial.

Javier Ordóñez / Twitter

La necropsia al cuerpo del abogado reveló que Javier sufrió un estallido en su riñón derecho y una hemorragia interna severa en su cabida abdominal. En ese sentido, se podría decir que el video fue grabado después de que Ordóñez sufriera todo lo anterior.

Wilmer Salazar, la persona que aparentemente aparece al lado del abogado, había entregado sus declaraciones, contó que pese a que gritó muchas veces que no lo lastimaran, “los policías nunca se detuvieron” y aseguró que “las descargas ya no se las hacían sobre la ropa sino sobre la piel porque ya tenía la camisa desgarrada”, expresó.

El testigo refirió que después llegaron otras patrullas de la Policía y motorizados y los esposaron tanto a él como a Ordóñez y los subieron a una vans de la Policía Nacional. “Ahí sigue la tortura contra Javier y después nos trasladaron al CAI. […] Ya Javier se vía muy débil, lo siguen golpeando y lo tiran al piso y lo tiran a mis pies esposado y en forma fetal, nos siguen agrediendo físicamente y verbalmente. Ya Javier casi no se quejaba, porque ya no podía hablar, tenía dificultad para respirar. Les pedí ayuda para llevarlo a un hospital, que era lo mínimo, pero ellos solo se acercaron para agredirlo”.

Salazar había asegurado que después llegó otro amigo, quien entró al CAI a la fuerza, y al ver la condición en la que se encontraba Ordóñez intentó sentarlo. “Él dice no está respirando, está frío y yo me desespero, pido que me suelten las esposas para ayudarlo, cuando por fin lo hacen me doy cuenta de que está pálido y su cara estaba hinchada, tenía marcas por todo el cuerpo y su pecho estaba morado, lo sacamos del CAI como pudimos y le tocábamos la cara y le decíamos: ‘Reacciona Javi, reacciona’”.

El amigo de Ordóñez agregó que cuando lo llevaron al hospital y lo sentaron en una silla de ruedas, el cuerpo no se pudo sostener. “Una doctora se arrodilla y me pone la mano y me dice: ‘Lo siento mucho no puedo hacer nada porque su amigo ya llegó muerto”. No puedo describir lo que sentí en ese momento. Yo le pido al Congreso justicia para que la muerte de Javier no quede impune”.

Una juez de Bogotá envío a la cárcel a los policías Juan Camilo Lloreda y Harby Rodríguez. Del primero, hay que recordar que fue quien le propinó varias descargas eléctricas en la cabeza al abogado. Los patrulleros no aceptaron los cargos que les imputó la Fiscalía por los delitos de tortura y homicidio agravado.

Sin embargo, la juez decidió imponerles medida de aseguramiento y les aseveró el siguiente mensaje: “Decepcionaron a la ciudadanía, a su Institución e incendiaron Bogotá”. “Actuaron sin el menor respeto de la dignidad humana”, finalizó la togada.