VIDEO | Policías propinan brutal golpea a vendedor de empanadas porque la cuenta les pareció muy cara

La víctima es un hombre de la tercera edad que fue golpeado en el rostro por los dos uniformados.

El Departamento de Policía Atlántico informó que investiga a dos uniformados luego de recibir una denuncia que los señala de haber agredido a un vendedor de fritos por no haber estado de acuerdo con el valor de lo consumido.

Las autoridades investigan el caso para las respectivas acciones legales contra los miembros de la Institución. El caso se registró en el municipio de Sabanalarga y, de acuerdo con las autoridades, los dos uniformados se encontraban de permiso.

La agresión contra el vendedor, quien además es de la tercera edad, se generó al momento que uno de los uniformados preguntó por la cuenta pero cuando el señor les indicó el valor a cancelar, se generó la reacción de molestia por parte del patrullero.

Ante los reclamos del policía, se desencadenó en discusión. El uniformado llamó por teléfono a su hermano que también es policía para que hiciera presencia en el lugar y fue entonces cuando ocurrió la agresión

Ambos oficiales están siendo investigados luego de la denuncia interpuesta por el afectado, en cuyas evidencias fotográficas se observan las heridas que sufrió en su rostro.

Palabras de la víctima

La víctima, de 65 años e identificado como Enilsenio Rafael Jiménez Noriega, fue entrevistada por Caracol Radio donde dijo que la agresión se produjo luego de cobrarle 15 mil pesos por una picada de cerdo, una salchicha y una chicha.

«Llegaron cuatro personas en moto, unos se fueron y se quedaron dos en una moto, cuando les fui a cobrar los $15.000, me dijo que con eso se podía comer medio cerdo aquí y en cualquier lugar de Colombia. Como le hice bajar de la moto cobrándole el dinero, se bajó y comenzó a darme trompadas», dijo Jiménez a Caracol Radio.

Sostuvo que para defenderse lo mordió y lo empujó lo que produjo que se cayera al suelo, cuando se levantó, llamó al hermano, es decir, al otro uniformado y siguieron con la agresión contra él y su negocio.

Denunció que los uniformados, que estaban de permiso, lo agredieron de tal manera que tiene un dolor en el pecho que le está afectando, recibió varios golpes en la cabeza y su local quedó destruido.