VIDEO | Pelea entre dueños de restaurante y comensales se hace viral en redes sociales

Una pelea por una cuenta entre comensales y un restaurante ubicado en La Calera se ha hecho tema de conversación en redes sociales.

En una denuncia que se conoció a través de un video difundido en Facebook, el usuario Sebastián Cortés denunció que el restaurante les cobró de alrededor de 500.000 pesos más de lo que habían consumido.

“Pedimos 27 cervezas y nos cobraron 38, pedimos 9 helados y nos cobraron 14, de la factura inicial de $1.450.000 bajó a $935.000, y la última en donde cobraron lo de las cervezas y los helados bajó a $835.000, cómo nos dimos cuenta se pusieron violentos”, escribió Cortés.

Sin embargo, el establecimiento llamado ‘Sabor de mi Negra’, ubicado en la vía a La Calera, salió a desmentir lo sucedido argumentando que se trató de un error, ya que se les fue un cero de más, pero que no se le cobró a la familia el valor de esa equivocación.

“Yo le dije a la chica que recibió la factura que ya se la corregía. De ahí ellos se pegan para decir que se les estaba haciendo un cobro que no corresponde. Luego le dije que rectificáramos cada cosa que había en consumo”, agregó.

Asimismo, el dueño del restaurante aseguró que las personas que hicieron la denuncia desconocieron el consumo de varios productos como helados y cervezas.

“Cuando miramos la factura verificamos cada cosa de las que hay en consumo, ahí está todo lo que tomaron. Ellos mencionan el cobro de 38 cervezas y unos helados, pero en mi factura tengo a 15 niños que estuvieron. El esposo de la señora del evento dio carta abierta para que se consumieran los helados”, explicó.

“Ellos dijeron que eran 9 helados, no 14. Yo les expliqué que nos les estaba haciendo cobros que no corresponden. Además, desconocieron que se tomaran 38 cervezas y dijeron que eran solo 27”, agregó.

Restaurante da su versión de la historia

Edwin Barriga, propietario del restaurante, fue contactado por Pulzo para que entregara su versión de la historia y negó que a la familia se le hubiera cobrado la suma que Sebastián Cortés denuncia en su cuenta de Facebook.

El propietario del lugar reconoció que hubo un error en la primera factura que se le dio a la familia, pero que este error se subsanó y que la familia pagó el valor que sí era correspondiente a lo que consumió.

Contrastando el valor de la factura final y los precios de la carta del restaurante, Barriga evidenció a Pulzo que no hubo un cobro de más a la familia. Además, Barriga denuncia que la familia tuvo un trato xenófobo cuando llegó al sitio y se dio cuenta de que varios de los trabajadores del lugar eran extranjeros.

Factura / Cortesía

Esos tratos xenófobos contra los trabajadores del sitio por el tema de la factura causaron que uno de los trabajadores no aguantara más y ahí le dijera a Cortés, como se ve en el video al final de esta nota, que “vayan para Soacha” a comer, añadió Barriga.

“Se les informó y se les cobró un adicional de 4 mil pesos por unas papas adicionales; ellos consumieron sin problema, pero cuando cancelaron armaron la polémica. Les dije que no había problema, yo les suprimí el costo de las adiciones de papas que eran 44.000 pesos. Ahí, en ese costo de los 44.000 pesos es donde hubo un error de mi parte, se me fue un cero y se me fueron 440.000; les dije que les iba a exonerar el cobro. Eso lo quité. Eso es lo que ellos dicen que se les cobró. No se cobró, en la factura no aparece cobrado eso”, dijo Barriga al medio.

Por su parte, la emisora La FM, quien también contactó a Barriga, agrega que ante la situación, él sugirió llamar a la Policía: “Si ustedes están en desacuerdo con el precio, pues llamemos a la Policía y que la Policía revise la factura”, dijo el dueño del establecimiento a la frecuencia radial.

Sin embargo, según Barriga, Cortés y los acompañantes no aceptaron: “¿Por qué no quisieron llamar a la Policía? Porque como ellos habían consumido licor, consumieron unos cocteles y consumieron las cervezas, entonces los dos conductores que iban en la camioneta y en la camioneta negra habían ingerido licor. Entonces, donde hubiera llegado la Policía, nosotros hubiéramos pedido claramente que les hicieran una prueba de alcoholimetría e iba a salir que ellos habían consumido licor. Por eso no lo hicieron […] y accedieron, al final, a pagar el valor de la cuenta”.