VIDEO | Pastor golpeó a su mujer y empieza su culto diciendo “acepten la paz del Señor”.

El video muestra el momento en el que un pastor evangélico arremete contra su mujer y continuó dando su mensaje como si nada hubiera pasado.

En las últimas horas se conoció un video en el que se observa a un pastor evangélico de Brasil, que sin saber que estaba siendo filmado, agredió a su esposa instantes antes de dirigirse a sus seguidores para ofrecerles un mensaje de paz.

Las imágenes se viralizaron y causaron indignación en la comunidad de Brasil, en donde medios locales identificaron al supuesto líder religioso como Edson Araujo, de la iglesia Dios es Amor, en la ciudad de San Pablo.

El video evidencia que Araujo se encontraba a punto de iniciar su prédica a través de un En vivo en redes sociales, pero fue descubierto en una polémica acción, cuando aparentemente golpeó a su mujer y le dijo: “haz las cosas bien, imbécil”.

A pesar de lo sucedido, el religiosos brindó un mensaje en redes sociales junto a su esposa, mientras ella se mantiene en silencio, muchas veces cabizbaja, según informó el portal de noticias Infobae.

“Ayer estábamos en el horario de servicio y no teníamos una posición correcta del equipo, así que me levanté y fui a tratar de ordenar. Luego terminé tirando otro celular que hace la transmisión del himno. Ese dispositivo cayó al suelo y se rompió. Entré allí de forma temeraria, de forma equivocada, que no podía actuar por esa conducta y la forma en que actué, dirigí una palabra, nunca tuvimos ningún tipo de problema”, indicó.

Ante la ola de indignación y críticas en Brasil y en otros países de la región, el pastor hizo otro video en donde explicó que lo que había pasado fue que al intentar transmitir el servicio otro celular que tenía cayó al suelo y se rompió.

Asimismo, dijo que llevaba cuatro años junto a su esposa sirviendo al Señor y que su acción no lo representaba a él. “Quiero pedir públicamente mi perdón y el de mi esposa Deborah por mi actitud, mi error y mi fracaso”, finalizó.

“Quiero aquí, de antemano, primero a Dios, quiero pedir públicamente mi perdón y el de mi esposa Deborah por mi actitud, mi error y mi fracaso. Quiero pedir perdón por mi pastor, Elías y mi familia y la de ella y todos los pastores que confiaron y permanecieron confiados en mi trabajo”, exclamó.