Paperos de Boyacá se ven obligados a vender su producto en carretera y a precio de huevo

La imagen de varios grupos de campesinos apostados en las carreteras que conducen a Bogotá y prácticamente regalando su producto, generó reacciones.

Una escena que presenciaron cientos de viajeros que venían por la vía que conecta a varios pueblos del departamento de Boyacá con la capital del país, en el retorno del puente festivo, se encontraron con una historia triste: la difícil situación de los paperos de Boyacá.

Varios grupos de campesinos, apostados en la vía, fueron vistos cargando bultos de papa, producto de largas jornadas de trabajo para cultivarla, cuidarla, recogerla y ahora, cargarla desde sus parcelas, para tratar de venderla a ‘precio de huevo’.

Según Diario del Huila, Ernesto Gómez, vocero del sector, comentó que “hoy un bulto de papa está entre $15.000 y $20.000 cuando a nosotros producirlo nos cuesta más de $35.000, estamos perdiendo más del 70% y en muchas ocasiones el 100% de la inversión”, sostuvo Gómez.

Agregó, que la papa precocida también está afectando su comercialización. “Las importaciones de papa este año superan las 56.000 toneladas, hemos llegado al extremo de salir a las calles a vender el bulto de papa a lo que quieran pagar, ya que en las plazas principales no lo compran”, indicó.

Por su parte, Óscar Gutiérrez, líder de Dignidad agropecuaria, comenta que los campesinos estaban vendiendo el bulto en la carretera a 7.000 pesos y se esto se debe al bajo consumo, el cual, se redujo entre un 30 y 40 por ciento, principalmente por el cierre de la actividad de los restaurantes.

Sin embargo, Gutiérrez sostiene que las crisis de los paperos ya venía de tiempo atrás y está ligado a los puntos que incluyen algunos Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados por Colombia. El ingreso del producto es en condiciones de conservación (congelada), pero entrarán el equivalente a 165.000 toneladas de papa.

La afectación, que se vio en este puente en el accionar de los campesinos que salieron a las carreteras a tratar de evacuar el producto y conseguir así para su sustento, recae sobre 116.000 productores, la mayoría de los cuales son pequeños, pues el 80 por ciento tiene el producto sembrado en una sola hectárea.

Tras el desplome en precios, hay represadas 550.000 toneladas de papa y sus pérdidas están alrededor de los $100.000 millones, es decir, de una producción mensual de 220.000 toneladas de papa, se estarían perdiendo cerca de $450.000 por cada tonelada.

Anuncian protesta

La búsqueda de una salida a la crisis de los paperos ya ha tenido sentados en la mesa a los productores o sus representantes, con el Gobierno. Sin embargo, las salidas parecen no ser suficientes para un sector que se dio la pela por mantener los cultivos y sacar el producto, durante la cuarentena, cuando la mayor parte de los sectores de la economía se fueron al confinamiento.

Por ello, de acuerdo a lo expresado por Gutiérrez, el próximo 13 de noviembre realizarán una jornada de protesta, que consistirá en una ‘regalatón’ de papa en varios puntos del país, con los cuales estarían enviando las señales de humo para que sea escuchada su problemática y tenga la atención suficiente que permita hallar una solución.

Más de 500 mil productores de papa en todo el país, saldrán a marchar y clamar ayuda al Gobierno Nacional por la caída de precios en más del 70%, lo que los ha conllevado incluso a salir a las carreteras a vender el bulto hasta en $10.000.