VIDEO | Mujer se lanzó al océano y no se percató del enorme tiburón que nadaba en las aguas

Una mujer residenciada en Miami tuvo en aterrador encuentro con un tiburón de unos dos metros y medio de largo cuando nadaba en aguas marinas de las Bahamas.

Iso Machado, una mujer, residente de Miami, estaba celebrando su cumpleaños en el yate de su amigo el cual estaba equipado con un pequeño tobogán inflable y se lanzó al mar.

Para su sorpresa, un tiburón nodriza –según se cree haberlo identificado– se encontraba nadando en la misma zona, fue lo que informó el New York Post.

Un amigo, Kevan, de 22 años, estaba grabando la escena y compartió este terrible momento en Instagram. Las sorprendentes imágenes se han hecho virales.

CP

En la grabación se puede observar que a los segundos de que la mujer cayera en el mar, el enorme escualo se le aproxima. “No te alteres, no te alteres”, se escucha gritar a uno de los acompañantes.

Entonces se escucha a su hijo, Anthony, gritar: “¡Mamá no te asustes, no te asustes. Espera, esto no es gracioso”, dice Anthony cuando su madre finalmente se da cuenta de que el enorme tiburón se estaba acercando a ella.

“Mientras bajaba [por el tobogán], uno de los miembros de la tripulación gritó y señaló desde la cubierta, lo que llamó toda nuestra atención”, comentó Kevan Sarota, autor del video.

Sarota describió el electrizante encuentro, recordando el pánico que se apoderó de los pasajeros que aún estaban en el barco. Elogió cómo Machado logró mantener la calma incluso cuando el tiburón chocó con ella.

“Estábamos preocupados e inmediatamente intervinimos para asegurarnos de que Iso estuviera bien”, dijo Sarota a Jam Press. “Cambió de dirección [hacia ella], pero ella mantuvo la calma”.

Pero Machado mantuvo su extraordinaria muestra de frío incluso cuando el tiburón se acercó a morder. “La golpeó y luego continuó su camino”, dijo Sarota.

Del mismo modo, aseguró que Machado se encontraba “realmente feliz y se sentía afortunada por ver uno [un tiburón] tan cerca”. El escualo, por su parte, simplemente la ignoró y siguió su camino.

El grupo cree que el tiburón era un tiburón nodriza, una especie considerada no peligrosa para los humanos, a diferencia del gran tiburón blanco.