VIDEO | Mineros hacen prehistórico hallazgo de enorme animal fosilizado en Risaralda

En las últimas horas, un grupo de mineros encontró lo que fue catalogado por las autoridades de Risaralda como un "hallazgo sin precedentes".

Se trata de los restos fósiles de un mastodonte que estaban enclavados en un sector del cañón del río Cauca, en el corregimiento de Irra, en el municipio de Quinchía (Risaralda).

El director del Laboratorio de Ecología Histórica y Patrimonio Cultural de la Universidad Tecnológica de Pereira, Carlos Eduardo López, habló sobre el hallazgo de los restos del enorme animal.

“El hallazgo es como el de una aguja en un pajar porque no es fácil hacer este tipo de descubrimiento. A nosotros desde las ciencias antropológicas y geológicas nos interesa mucho el corroborar lo que sabemos en la teoría como la ocupación por grandes animales en la época glacial”, dijo.

Los mineros encontraron los restos tras excavar unos 20 metros / CARDER

“Estos datos dan contexto de estos animales que son parte de nuestro ambiente, pues el mastodonte es un primo-hermano del elefante y del mamut”, añadió.

“Eran ecosistemas más fríos y secos, con menos pluviosidad, lo que hizo que el área amazónica se redujera y las llanuras se ampliaran. El Valle del Magdalena era muy árido hace 10.000 años”, comentó López dando a entender sobre cómo era el ecosistema de Colombia en el pasado para albergar a un animal de esas dimensiones.

Sobre si se han encontrado más restos fósiles en esta zona del país y no se han reportado, aseguró que: “es posible. Desafortunadamente en el tema de arqueología, cuando la gente encuentra los elementos hay codicia de guardarlos”.

Fernando Tabariquino, uno de los mineros que encontró los fósiles, relató que cómo se presentó el hallazgo: “mientras excavaban se desprendió la tierra y ahí cayó el primer hueso, detrás de ese nos fuimos y sacamos los demás”.

El hallazgo fue notificado al Servicio Geológico Colombiano y al Instituto Colombiano de Antropología que envió a expertos para continuar revisando los restos fósiles y retirándolos del socavón, donde se aprecia todavía intacto un colmillo de un metro con diez centímetros de largo.