VIDEO | Intolerante conductor amenazó con arma de fuego a ambulancia con paciente de COVID-19

Conductor en Bogotá protagonizó un acto de intolerancia contra una ambulancia que trasladaba a un paciente con Coronavirus.

El hecho de intolerancia se presentó en la localidad de Antonio Nariño (sur de Bogotá), donde un hombre amenazó con arma de fuego a los ocupantes de una ambulancia que trasladaban a un paciente con COVID-19 y a su familiar.

Según manifestaron los trabajadores de la salud a Noticias Caracol, el sujeto “acelera el carro, me cierra más adelante en la Primero de Mayo con 29, se baja y me dice que por qué pase por el lado del carro de él tan cerca”.

Cuando el conductor de la ambulancia le preguntó al ciudadano si había golpeado el vehículo, este dijo que no. “Entonces no veo cuál es la provocación de sumercé hacia el personal de la salud. Llevo un paciente COVID”.

CP

Sin embargo, el intolerante “dijo que no le importaba nada, que no tenía miedo; me insultó, le pegó a la ambulancia y sacó un arma de fuego para intimidarme”, fueron las declaraciones del paramédico afectado al noticiero.

Y agrega que “El man me dice con unas palabras gruesas que le importa un zapato porque él no le tiene miedo a nada, me golpea la ambulancia, se sube al automóvil y saca un arma de fuego para tratar de intimidarnos”, dice.

En la grabación hecha por el paramédico y difundida por el informativo, se observa que el intolerante se subió a su vehículo, mostró la pistola en dos oportunidades y siguió su camino por esa vía del sur de la capital del país.

Según los tripulantes del vehículo de la salud, no es el primer caso de discriminación que sufren en medio de la pandemia. “Las personas piensan que nosotros por transitar en las calles portamos el virus”, afirman.

Recordemos que hace casi un mes, el del médico José Buelvas, en Soledad, Atlántico, recibió una corona fúnebre en su casa y en inicio se sospechaba que era una amenaza de la familia de un paciente que murió de COVID-19.

Sin embargo, después se esclareció que la amenaza fue hecha por un médico, cónyuge de un compañero de trabajo de Buelvas, quien fue acusado formalmente ante las autoridades, pero que no irá a la cárcel.