VIDEO | Guarda de seguridad se quitó la vida por jugar a la ‘ruleta rusa’ con su arma de dotación

El vigilante, que acostumbraba a realizar este tipo de actividades peligrosas, vivía con su compañera sentimental con la que tenía un pequeño.

El intento por ganar seguidores en las redes sociales le costó la vida a Marden Valdez (de 28 años), quien murió el lunes de un balazo en la cabeza en circunstancias poco comunes. Marden era un guardia que laboraba en una empresa de seguridad desde hacía un mes y medio.

Fue asignado a una caseta de vigilancia en el acceso a la residencial El Toronjal de La Ceiba, en Honduras, donde ocurrió la tragedia. El hombre era muy conocido por subir videos a sus historias de Facebook jugando un peligros juego llamado a la ruleta rusa.

En uno de sus archivos de su cuenta en esta red social se observa una grabación con su celular donde se lleva el arma a la sien y aprieta el gatillo convencido de que el revólver estaba sin balas. Él lo veía divertido, así lo dejaba ver en su expresión.

Sin embargo, el pasado lunes 8 de noviembre, siendo aproximadamente las 11:00 de la mañana, Valdez se encontraba solo en la caseta de vigilancia y al parecer decidió repetir el juego mientras transmitía en vivo y en directo en redes sociales con su teléfono

En el escalofriante video, se ve al vigilante jugando la peligrosa práctica que, según el testimonió sus compañeros, acostumbraba a jugar la peligros práctica con su arma de dotación, quitándole las balas y disparando el revólver al ritmo de canciones que escuchaba.

“Parecía estar obsesionado con esa melodía, ya que todos sus videos los hacía con esa canción”, comentó uno de sus seguidores. Durante la grabación se observa a Marden levantar su pistola calibre 38 que le habían asignado y se la pone en la cabeza, hala el gatillo y se detona una bala.

“Yo lo llamaba por el radio, pero no me respondía. Me preocupé y fui a ver a la caseta y ya lo vi tirado con sangre”, dijo uno de sus compañeros de vigilancia. “Para nosotros es extraño lo que pasó porque tenía un comportamiento normal”, agregó el hombre.

Marden fue trasladado por sus compañeros de trabajo inmediatamente al hospital Atlántida, pero por la gravedad de las heridas fue remitido a San Pedro Sula, donde lamentablemente fue reportado muerto horas después de su arribo al centro hospitalario.