VIDEO | Gases lacrimógenos a las afueras del Romelio Martínez afectó a jugadores de Junior y River

A pesar de la tensa situación a las afueras del escenario deportivo, el encuentro se jugó pero tuvo que ser interrumpido por varios minutos.

Un grupo de jóvenes que realizaba un plantón pacífico con el lema “si no hay paz, no hay fútbol” a las afueras del estadio Romelio Martínez, como rechazo a la realización del juego entre Junior y River Plate, por la Copa Libertadores, fue víctima del ESMAD que los roció con gases lacrimógenos.

Varios videos que circulan por las redes sociales quedaron registrados los momentos en los que un grupo de manifestantes logró pasar el primer filtro de seguridad que dispuso la Policía alrededor del estadio y terminaron en enfrentamientos con miembros de la fuerza pública.

Tras desintegrarse la protesta, motorizados de la Policía realizaron varias rondas en zonas aledañas al escenario deportivo. Incluso varias personas fueron detenidas y llevadas a un CAI ubicado en la zona y recogió los reportes de comerciantes que informaron de daños a sus establecimientos.

Sin embargo, los gases lacrimógenos lanzados por el ESMAD, ingresaron al escenario deportivo debido a los vientos que por estos días se presentan en la ciudad de Barranquilla y afectaron tanto a cuerpo técnico y jugadores de ambos equipos.

Además, cuando el cuerpo técnico del equipo argentino salió al gramado del estadio para hacer el reconocimiento del campo, se escucharon en las inmediaciones fuertes estallidos de gases lacrimógenos, que posteriormente afectaron a los miembros del cuadro argentino, quienes tuvieron que volver al vestuario por la grave situación.

El encuentro fue transmitido por la cadena deportiva ESPN, en donde quedaron registrados los momentos de tensión que se vivieron en el interior del Romelio Martínez, incluso fue necesario detener el encuentro por varios minutos para que los jugadores afectados por los gases se echaran agua en los ojos.

Incluso se conoció que el partido, el cual se tenía estipulado que comenzara a las siete de la noche, por momentos estuvo en vilo debido a los disturbios ya mencionados entre los manifestantes y la fuerza pública a las afueras del escenario deportivo.

Los manifestantes habían solicitado que no se realizara el partido entre River Plate y Junior, al considerar que el país no está en condiciones para arropar estos encuentros deportivos, debido a las protestas. Sin embargo, pesar de la situación, que continuó con los enfrentamientos, el partido no se canceló.