VIDEO | Científicos japoneses habrían encontrado otra forma de transmisión del Coronavirus

En un video que se ha viralizado en las últimas horas a través de las redes sociales, se asegura que científicos de la Universidad de Toho, en Japón, en conjunto con la principal agencia de noticias del país nipón, NHK World, han descubierto una tercera ruta de transmisión para el Coronavirus.

En el video, la cadena de noticias informa que “Hasta ahora, hemos considerado dos rutas principales de transmisión. Una es la infección por contacto con alguien que contiene el virus. La otra es la infección por pequeñas gotas que se reciben al estornudar y toser. Pero algunos expertos dicen que hay una tercera forma de infección”.

Los estudios indican que existe una nueva forma de transmisión del Coronavirus además de la ya conocidas y difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS): cuando una persona infectada tose o estornuda y por tocar las superficies en las que se encuentra alojado el virus.

Según Kazuhiro Tateda, presidente de la Asociación Japonesa de Enfermedades Infecciosas, las partículas micrométricas (en este caso pequeñas gotas de saliva) pueden transmitir el Coronavirus cuando las personas sostienen conversaciones muy cerca unas de otras.

“Creemos que la infección proviene de partículas finas que no superan el tamaño de un micrómetro, y este método de transmisión del virus puede llamarse infección por microgotas”, indicó.

Universidad de Toho, Tokyo, Japón / Wikipedia

Si la tercera vía de transmisión es la infección por microgotas, como teorizan Tateda y otros científicos japoneses, las partículas micrométricas pueden propagarse incluso cuando las personas están hablando o simplemente están cerca unas de otras.

El informe dice: “Ahora, los expertos están considerando este nuevo mecanismo de infección como una clave para prevenir una mayor propagación del virus. Parece que las transmisiones se producen durante las conversaciones e incluso cuando las personas están a distancia. Estos casos no pueden explicarse por infecciones de gotas comunes”.

Para analizar la forma en que puede ocurrir la infección, se realizó un experimento en el que se detectaron las partículas en el aire usando rayos láser y una cámara de alta sensibilidad. Con esta tecnología se pudieron monitorear las gotas de 1 micrómetro, que corresponde a 1/10,000 mm.

Al reproducir la grabación en cámara lenta, los expertos encontraron que las gotas, las cuales tiene un tamaño de 10 micrómetros, caen rápidamente cuando una persona estornuda. Sin embargo, al observar detenidamente las imágenes de la cámara de alta sensibilidad, se percataron de que había pequeñas partículas brillantes que permanecían en el aire. Todas estas gotas eran menores a los 10 micrómetros.

Cuando los científicos realizaron el mismo experimento en conversaciones entre dos personas, descubrieron que las personas emiten muchas de estas gotas microscópicas cuando hablan en voz alta. Lo más interesante es que, a diferencia de las otras gotas, éstas no caen, sino que se quedan flotando en el aire.

“Las pequeñas gotas que se liberan al hablar contienen muchos virus y exportamos estas gotas cuando hablamos en voz alta o respiramos fuertemente. La gente a nuestro alrededor las inhala y así es como se propaga el virus. Ahora empezamos a ver este riesgo”, explicó Tateda.

Por su parte, Masashi Yamakawa, profesor asistente en el Instituto de Tecnología de Kioto, afirma que el riesgo de infección con pequeñas gotas va más allá de la distancia entre las personas. “Si el aire no se mueve o llegan vientos, las gotas permanecen estacionarias en el aire, no se moverán y pueden quedarse por un tiempo”, dijo Masashi.

Para llega a esta conclusión, Yamakawa y su equipo de expertos, realizaron una simulación virtual en donde se puede ver una habitación con 10 personas a diferentes distancias. De pronto una estornuda y se observan alrededor de 100 mil gotas, las grandes caen al suelo pero las microgotas se quedan flotando en el aire por 20 minutos luego del estornudo.

CP

Mientras tanto, los investigadores como Tateda continúan insistiendo en que existe un método para prevenir la infección de COVID-19: “Cuando abres la ventana, las pequeñas gotas se lavan. Son gotas pequeñas y de tamaño ligero que pueden volar en el aire. Se puede abrir ventanas dos veces por hora, esto reduce permanentemente el riesgo de infección”, afirma Tateda.

Según la evidencia aceptada por la OMS, el virus COVID-19 se transmite principalmente entre personas a través de pequeñas gotas respiratorias y a través del contacto directo con personas infectadas, e indirectamente a través del contacto con superficies en el medio ambiente o con objetos utilizados por personas contagiadas.

El informe de la OMS “Modos de transmisión del virus que causa COVID-19” dice que algunas publicaciones científicas proporcionan evidencia inicial de que el virus COVID-19 puede detectarse en el aire, pero estos hallazgos iniciales deben interpretarse con cuidado. El documento de la OMS aún no presenta una tercera vía de transmisión.

La adopción de medidas de protección contra partículas nanométricas puede ser fundamental para debilitar la pandemia de Coronavirus. Si bien todavía no existe una vacuna y los estudios clínicos con medicamentos, como la hidroxicloroquina y el favipiravir, aún se encuentran en sus etapas iniciales, las intervenciones no farmacológicas son esenciales para prevenir la progresión del Coronavirus para salvar vidas.

A continuación, el informe completo de la cadena de noticias japonesa NHK World traducida al español.