VIDEO | “Era el niño de la casa” familia de delincuente linchado en un billar en Cúcuta clama justicia

El delincuente fue linchados por quienes se encontraban en un billar y no se dejaron robar sus pertenencias.

La familia de Jefferson Andrés Navarro Rueda, el joven que fue asesinado tras intentar robar un billar en la ciudad de Cúcuta, publicó un comunicado en el que lanza duras críticas a quienes tomaron justicia por mano propia.

El delincuente de 19 años, junto a otro hombre, llegaron al billar e intentaron amedrentar a quienes se encontraban en el lugar para quitarles sus pertenencias. Sin embargo, varios hombres se abalanzaron sobre el joven y lo atacaron.

Navarro llegó al establecimiento a eso de la 1 de la mañana el pasado lunes 4 de octubre pero fue reducido por las víctimas quienes los ajusticiaron hasta lincharlo a golpes y disparos con la misma arma de fuego con la que pretendía robar.

Tras los hechos, la familia del joven hizo pública una carta en la que afirmó que “nadie puede tomar justicia por mano propia” y aseguran que en pleno siglo XXI el linchamiento debe ser castigado, pues permitirlo sería volver a una sociedad primitiva y a una época marcada por la barbarie.

Además, comentaron que el joven no tenía conocimiento en prácticas delincuenciales y hasta les recordaron a las víctimas, que tomaron justicia por mano propia, los delitos que podrían enfrentar ante las autoridades por la muerte del criminal.

”En el hecho más reciente, un joven murió con 19 años. El niño de la casa, el menor, como en cualquier hogar de Cúcuta, Colombia. Ese niño, sin ninguna experiencia, de la forma más infantil y manipulado por diferentes actores, quiso jugar sin medir las consecuencias de sus actos”, escribió la familia.

En el comunicado también narraron que Jefferson se encontraba en un “billar – pool” en el barrio Las Américas en Cúcuta cuando fue agredido por siete hombres. “Uno de ellos le disparaba a quema ropa tres tiros, los demás lo golpean sin parar una y otra vez”.

“Al no sentirse satisfechos, estos siete hombres le clavaron en su cuerpo innumerables veces los tacos como estacas haciéndole más de 30 heridas en su cuerpo. Totalmente ensangrentado y agonizando, lo tiraron por las escaleras”, dice la familia de Jefferson.

“La gente alrededor gritaba ‘que llegue la Policía rápido, lo están torturando’ y a su vez escucharon a Jefferson que gritaba, con un tiro en boca que le espolvoreó los dientes, ‘perdón, perdón’. Nadie tuvo piedad”, reclamó su familia.

Y agregan que “lo más escalofriante es que muchas personas por redes sociales aplauden la muerte y colocan como héroes a estos siete hombres que lincharon a Jefferson sin ningún temor a Dios […] Jefferson pudo haber sido el hermano, el hijo, el yerno o sobrino de alguno de estos siete hombres o familiar de usted que está leyendo esto”, manifestó la familia del joven.

También enfatizaron en que, según el Código Penal, si todos mataron al jóven todos tendrán que responder por el delito de homicidio: “Si lo mataron entre todos, todos responden por homicidio, según código penal, principios éticos y la constitución política”.

Finalmente, la familia del criminal preguntó a quienes hicieron justicia y no se dejaron robar del delincuente que si ”¿Le gustaría aplicar el Código de Hammurabi?, donde el ojo se pagaba con ojo y diente con diente. Sí, a algunos sí les gustaría.

Quizá uno de los apartes del texto que más indignación generó en redes sociales fue que utilizaron un pasaje bíblico con el que, de nuevo, justificaron las actuaciones de Navarro, que le quitó la tranquilidad a los habitantes de ese sector: El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra (Juan,7)”, dijeron, mientras citaron las supuestas últimas palabras del occiso.