VIDEO | Joven venezolana fue violada en su primer día de trabajo por su jefe que la drogó

El acusado, un hombre de 35 años, fue detenido y luego puesto en libertad.

Una joven venezolana fue violada en Buenos Aires, Argentina, por su jefe en el primer día de su trabajo. El sujeto, que se hacía llamar “Santiago” Garzón Martínez, se encuentra en libertad condicional esperando el juicio.

La chica, de 18 años de edad, respondió a una publicación en la que solicitaban una empleada en un local de venta de uniformes médicos. La joven estaba necesitando el trabajo y escribió de inmediato.

El hecho tuvo lugar el pasado sábado, cuando la joven fue citada en un local de la calle Paso al 600, en el barrio porteño de Balvanera, para una entrevista laboral que había coordinado momentos antes por la red social Facebook.

Aparentemente el hombre, que utilizaba un nombre falso, atendió a la muchacha por mensaje privado. Entre otras preguntas relacionadas al trabajo, Garzón le preguntó si era soltera y si le gustaría salir con él.

Sin embargo ella le replicó que solo estaba interesada en el trabajo. El sujeto le dijo que podía comenzar dos días después. Le dio la dirección y le dijo que su primer día sería de prueba.

El hombre publicó una oferta laboral en Facebook / CP

Por necesidad

Con muchas ganas de trabajar y sin mucha experiencia, la muchacha contó a su madre sobre la oportunidad. Esta se alarmó de inmediato por los mensajes del hombre y le dijo que por precaución le anotara la dirección, el nombre del propietario del lugar y una foto. Le pidió que ante cualquier situación extraña se comunicara de inmediato.

Pasado el mediodía, la madre recibió unos mensajes de su hija, donde le decía que se sentía mal y estaba mareada. La mujer se alarmó y de inmediato avisó a la Policía.

La joven relató, en una entrevista para el canal TVV Noticias, que “me pareció aún más extraño cuando veo que le pasa el candado a las persianas, cierra todo con llave e inmediatamente le mando un mensaje a mi mamá porque tenía miedo y veo que estaba cerrando todo”.

“Me ofreció vodka. Le dije que no, que yo no tomaba y si lo hacía iba a tener problemas con mi mamá al regresar”, dijo.

Los oficiales llegaron a la dirección proporcionada por la madre. Al llegar, el local estaba cerrado. Al tocar, se escuchó una voz masculina que respondió “un momento”. No obstante, pasaron aproximadamente 20 minutos y nadie salió por lo que forzaron la entrada.

Capturas de pantalla de la conversación de la joven con el sujeto / CP

La empleada estaba casi inconsciente, sucia y con la blusa al revés. “La sacaron en una silla de ruedas y la trasladaron en una ambulancia hasta el Hospital Ramos Mejía, donde de inmediato la atendieron porque vomitaba mucho, como espuma verde”, detalló la hermana de la joven.

La drogó

La chica estuvo sumida en un sueño profundo del cual despertó unas cuatro horas después del rescate, efecto de la sustancia que el violador la hizo ingerir.

“Ella me dijo que durante el día, el tipo se portó normal, no le insinuó nada, trabajando normal. Sí le comentó que quería a alguien que se quedara con él porque siempre le renunciaban rápido, pero ella le explicó que sería temporal porque era de provincia”, contó la familiar.

“Al parecer, él le preguntó si quería jugo, ella lo rechazó e insistió que solo tomaría agua directa del filtro, pero cuando fue a buscar llegaron unas mujeres a comprar”, explicó. Creen que ese momento, el sujeto vertió la sustancia en la bebida.

La chica dice no recordar gran parte de los eventos. Describió tener memorias breves de cuando el hombre le estaba poniendo los pantalones y cuando la Policía la intentó despertar.

Tras los exámenes, un ginecólogo determinó que efectivamente la joven, oriunda del estado Anzoátegui en Venezuela, fue víctima de una violación.

El hombre, de 35 años, fue detenido inmediatamente. Sin embargo, una juez le otorgó libertad condicional mientras espera su audiencia.

Según las leyes de Argentina, el comerciante puede esperar el juicio en libertad por no tener antecedentes penales, pero deberá enfrentar los delitos que le impute el Ministerio Público.