VIDEO | Desmienten versión de una mujer que acusa a policía de matar a su bebé de “un bolillazo”

La semana pasada se hizo viral el caso de una mujer que acusa a un policía de haberle matado a su bebé; sin embargo, toda la historia sería falsa.

La historia se hizo viral en redes sociales debido a que el país manifestaba su indignación con los recientes casos de abusos de la Policía hacía la ciudadanía. En ese momento, una mujer que se identificaba como Ericka Tabares apareció en Twitter llorando y lanzando una seria acusación contra la Institución.

En dicha grabación, en la que Tabares se aprecia llorando desesperadamente, aparece con la fotografía de un bebé en la mano mientras asegura que un policía le había matado al niño con un bolillazo durante un operativo para, supuestamente, quitarle un carro de tintos en el Parque Bolívar, de Medellín.

“Yo también fui víctima por la policía. Me mató mi hijo de un bolillazo. Por culpa de un policía, mi niño murió, me lo mató”, dijo esta mujer, identificada como Erika Tabares, una vendedora de tintos en el Parque Bolívar, en Medellín, mientras mostraba la foto de su bebé.

En el video -grabado en la avenida Oriental, centro de la ciudad, en una de las manifestaciones de esta semana en contra de la Policía- la mujer también dice que no se hizo justicia y que incluso había un policía en la cárcel, quien desde la prisión le ofrece seis millones y una motocicleta para que retiren los cargos.

Sin embargo, todo lo que dice Tabares se trataría de una historia inventada aparentemente para pedir dinero a personas incautas y todo fue desmentido por la verdadera madre del niño, Vanesa Ramírez, quien vio con mucha sorpresa las publicaciones en las que aparece la mujer con la fotografía de su hijo.

Aquí la historia

Vanessa, al percatarse del video, se dio cuenta que no le era extraña y que había una conexión con lo que estaba sucediendo. Todo empezó hace alrededor de seis años. El hermano de Ramírez, quien vive en Bogotá, tuvo una corta relación sentimental con Erika Tabares. Un tiempo después, ella se comunicó con Vanessa desde Medellín.

“Nos dijo que estaba embarazada de mi hermano, que ella llamaba porque necesitaba colaboración. Le dijimos que se fuera para Bogotá y buscara a mi hermano, nosotros qué podíamos hacer desde tan lejos”, recuerda Vanessa que actualmente reside en San José del Guaviare.

“Luego volvió y nos llamó, nos dijo que la bebé había nacido y que necesitaba plata. Nos decía que no sabía qué hacer con ese bebé y que tenía que entregarla a Bienestar Familiar o que la iba a regalar”, cuenta Vanessa, quien dijo que su respuesta fue que le dieran la niña, que su familia se haría cargo de ella.

“No nos volvió a llamar hasta 15 días después y nos dijo: ‘no hay nada que hacer, la bebé estaba muerta'”, recuerda. Cuatro años después, Erika vuelve y contacta a Vanessa, esta vez por Facebook y con un nombre distinto, pues se identificaba como Paula Andrea Rodríguez.

Esta vez, la razón de la comunicación era para saber por su expareja. Pero lo curioso es que en la foto de su perfil aparecía la imagen del bebé de Vanessa, lo cual la indignó. Pero pasaron los años y Vanessa no volvió a saber de dicha mujer hasta el viernes pasado, cuando vio el video que se viralizó en redes sociales.

“Realmente lo que hemos visto es que esta señora se está lucrando con esto, lo que ella pide es que la ayuden. Lleva como seis años con el mismo cuento, con la misma foto”, afirma Vanessa.

De acuerdo con sus propias averiguaciones y con tuiteros que publicaron el video de Erika, sí hubo embarazo, pero el bebé no era de su hermano. Realmente fue una niña que nació prematura en la mañana y en las horas de la tarde murió. Eso fue hace seis años.

En el video se puede ver la foto de un pequeño bebé arropado con un manto rojo. Pero no es el hijo de Erika Tabares, Se trata de un niño de seis años que vive con Vanesa Ramírez (su mamá), su papá y dos hermanastros, en San José del Guaviare.

Vanesa espera que todo se aclare. Ya informó de la situación a la Sijín de su departamento y espera que haya un pronunciamiento de las autoridades. Para ella lo importante es que no se utilice a su hijo para fines mentirosos y mucho menos lucrativos.