VIDEO | Cámara de seguridad registra cuando hombre asesina a su expareja a puñaladas

Un sujeto de nacionalidad venezolana le propinó 8 puñaladas a la mujer con la que llevaba varios años de relación.

Un hombre que fue identificado como Aldair Carreño Carreño, de nacionalidad venezolana, apuñaló a su expareja a las afueras de un almacén en Barranquilla el pasado sábado 19 de septiembre, informó Diario La Libertad. El hecho quedó registrado por cámaras de seguridad y el video está siendo difundido por redes sociales.

El caso se registró hacia las 8:30 de la mañana en el sector de Fedecafé, centro de la ciudad, cuando la víctima, identificada como Katiuska Rangel Cañas, de 29 años, se alistaba para la apertura del negocio de ropa y calzado en el que labora,

Testigos afirman que la mujer fue atacada por la espalda por su expareja quien se observa en la grabación que después de la agresión huye del lugar, mientras que la mujer fue auxiliada por personas que se encontraban en el sector y llevada al Hospital General de Barranquilla donde falleció.

El sujeto fue capturado por la Policía / El Heraldo

“Se dice que la muchacha no quería nada con él y este vino al almacén donde ella trabaja y la apuñaló en el cuello y el pecho. Unos policías que iban para su casa y pasaron por el lugar fueron los que nos ayudaron con la captura, la gente decía que lo iba a matar y tocó meterlo a un local de espacio público”, contó el testigo.

Zoraida Caña, tía de la víctima, afirma que su sobrina vivía en el corregimiento de Algodonal, jurisdicción del municipio de Santa Lucía, sur del Atlántico, y tras separarse de Aldair se vino a Barranquilla a buscar trabajo. El hombre llegó hasta la capital del Atlántico y cometió el crimen.

“Él vino como que a hacer su gracia. Sé que él era como celoso, nadie sabía que se encontraba en Barranquilla. Los patrones de Katiuska dicen que él llegó y la llamó aparte y ahí la atacó”, contó la familiar de la víctima en declaraciones recogidas por Blu Radio.

Aldair y Katiuska mantenían una relación sentimental desde hace varios años en la que tuvieron una hija de 2 años. Al parecer y según testimonios recogidos por parte de amigos y conocidos de Katiuska, la presencia del joven venezolano en su vida nunca les gustó a quienes la apreciaban.

El agresor, por su parte, será judicializado por el delito de feminicidio y se conoció que en días anteriores había sido capturado junto con otro hombre cuando se movilizaban en una motocicleta por la Vía Oriental, entre Campo de la Cruz y Santa Lucía, luego que le hallaran en su poder un bolsa plástica con 40 cigarrillos de marihuana.

“Le dijo que si no volvía a vivir con él, la mataba”

Elia Cañas, madre de Katiuska, recordó el chupón que le había visto en el cuello a su yerno, Aldair Carreño Carreño. Ese día, estaban sacando cuentas del negocio que tenían en Algodonal y se sintió molesta porque su hija “estaba trabajando y el allá pasándola bueno”. Por eso cuando a Katiuska Rangel le preguntó que si tenía algo que contarle sobre Aldair, ella contó lo que había visto.

Sin embargo, Katiuska, su hija, ya lo sabía y tenía su decisión tomada: se iba a separar del papá de su hija menor, con quien llevaba siete años de relación intermitente.

“Ella me dijo: mami, ya no voy a vivir más con Aldair. Yo le pregunté que por qué, si yo veía que el se estaba moderando con los golpes y las agresiones. Pero ella me decía: no, mami, ya yo me cansé”, relató Elia Cañas.

Recordó que días después de aquella conversación, la semana pasada, su hija le contó que, supuestamente, Carreño la había amenazado de muerte.

“Yo le decía que cómo así, que quien dijo que Aldair se iba a poner a hacerle daño. Ella contaba que él le mandaba unos audios amenazándola, le dijo que si no volvía a vivir con él, la mataba”, continuó. Pero en ese momento, por el historial de separaciones y reencuentros entre su hija y el papá de su nieta menor, Elia no pensó que fuese a ocurrir algo más.

Aldair Carreño y Katiuska llevaban 7 años de relación / El Heraldo

Sin embargo, dijo la mujer a El Heraldo, cuatro días después, “la vida le jugó una mala pasada a Kati”, y Carreño “hizo su maldad”.

Según los testigos de los hechos, Aldair Carreño había llegado hasta el Centro buscando a Katiuska, quien había llegado, antes de las 8:00 de la mañana, al local de reparación de celulares en el que trabajaba. A esa hora, el negocio estaba cerrado y Carreño le pidió a la joven que lo acompañara.

Minutos más tarde, ante la mirada impotente de varios transeúntes, el hombre habría apuñalado en ocho ocasiones a Katiuska y salió corriendo. La joven fue trasladada al Hospital General Barranquilla e ingresada a cirugía de urgencias. Sin embargo, tres horas después del ataque, Katiuska falleció.

Carreño fue capturado pocos minutos después del ataque, luego de que la comunidad lo persiguiera y alertara a la Policía sobre el asesinato. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado, cargo que no aceptó.

Finalmente, un juez penal de Barranquilla, ejerciendo funciones de control de garantías, ordenó que Carreño fuera encerrado de manera preventiva en la Cárcel El Bosque, mientras avanzan las investigaciones y el proceso judicial por el crimen.