VIDEO | Capturan a sujeto que robó local en Bogotá y al salir charló con la Policía

La investigación encontró que el delincuente, cuyo caso se hizo viral en redes sociales, tenía antecedentes y anotaciones. En su vivienda le encontraron parte del botín.

Fue capturado en las últimas horas en Bogotá el ladrón que el pasado 15 de febrero atracó a punta de pistola un local comercial en la calle 127A con autopista Norte y que al abandonar la escena charló tranquilamente con unos policías a las afueras del establecimiento.

El caso se hizo viral en redes sociales debido a la conchudez del delincuente, pero también a la agresividad que mostró con las víctimas. Sin embargo, ese mismo día unidades de inteligencia de la Policía de Bogotá se dieron a la tarea de capturar a este individuo, y descubrir qué había pasado en este lugar.

Lo primero que descubrieron es que los agentes que llegaron a atender el caso fueron engañados por la habilidad de este delincuente que, entre otras cosas, tiene antecedentes y anotaciones. Además, se encontraba de permiso ya que se encuentra recluido en la cárcel La Picaleña, de Ibagué.

En la foto Esteban Alejandro Casas / Policía Nacional

“Un delincuente bastante hábil, sin temor, ve los policías, actúa con total normalidad, hace que evada la acción policial. Estaba recluido en la cárcel Picaleña, allá sale por una enfermedad, pide un permiso, y elude la justicia”, explicó el coronel Nelson Quiñónez, subcomandante de la Policía de Bogotá.

Una cámara de seguridad de este establecimiento, que fue verificada por policías, permitió ver con claridad su rostro. Llegó al local con la cicla en sus manos, la dejó guardada, saludó a un peluquero, y se fue.

Después de esto, siguió la búsqueda de cámaras de seguridad, y tras tener horas y horas de grabación de los movimientos del delincuente, finalmente encontraron que se escondía en una casa, en la localidad de Usaquén.

De inmediato se solicitó una orden de allanamiento, y un operativo llegó hasta esta vivienda. El delincuente no estaba, pero sí algunos de los elementos que se había robado.

Días después, el 19 de febrero, en medio de labores de vigilancia y control, uniformados de la Policía de Suba notaron sospechosa la actitud de un hombre, que al ser requerido, huyó hacia el humedal Córdoba donde se lanzó al agua tratando de escapar, pero fue capturado.

El sujeto fue identificado como Esteban Alejandro Casas, de 37 años de edad. Tras verificar sus antecedentes, y que se había evadido de un centro penitenciario, fue conducido ante las autoridades judiciales, que finalmente lo enviaron a la cárcel La Picota.

La víctima del hurto destacó la labor de las autoridades, agradeció el rápido proceso de investigación, y recuperó algunos de los objetos que le habían sido hurtados de manera violenta.

Así fue el robo

Los hecho ocurrieron en un establecimiento ubicado en la calle 127 con autopista norte, al norte de la ciudad de Bogotá, donde un ladrón se escapó tranquilamente luego de robar e intimidar a siete empleados de la tienda.

El robo quedó registrado por cámaras de seguridad, que dejan ver cuando el delincuente sacó un arma de fuego y encañonó a los empleados en el establecimiento comercial y procedió a despojarles de todas sus pertenencias.

El ladrón se hizo pasar por un cliente, se sentó, tomó tinto tranquilamente y en el momento menos pensado se paró de su silla para sacar una pistola y amenazar a los 7 trabajadores del lugar a los que luego encerró en un cuarto.

En las imágenes difundidas por Noticias Caracol, se observa que el sujeto, con total descaro y el tiempo del mundo, le pidió a cada una de las víctimas que desbloquearan con sus huellas digitales los dispositivos móviles.

“Él se hizo pasar por un cliente. Dijo que iba a comprar una bicimoto y que quería dársela a la esposa. Se sentó, le dimos aromática y se relajó. Después, cuando vio que todas estábamos al lado de la oficina, nos intimidó con un revólver”, contó.

El delincuente se hizo pasar por un cliente / CP

Además, les exigió que sacaran todo lo que tenían en los bolsillos hasta dejarlos, literalmente, sin un solo peso.

“Nos puso con las manos en la pared y empezó a decirnos que le entregáramos el celular, pidió contraseñas, nos gritó y nos trató con groserías. También nos pidió que le diéramos todo lo que teníamos en los bolsillos. Subió al segundo piso, encontró a otro compañero, le pegó en la cabeza y nos metió en una bodega”, sostuvo Stefany.

Lo increíble del caso, es que en la puerta del establecimiento comercial, el delincuente habló por unos instantes con dos policías que llegaron hasta el sitio; sin embargo, se despidió se fue en una bicicleta, que también hurtó.

La víctima aseguró que vio a unos policías en la entrada, pero ellos, al parecer, jamás se enteraron de lo que estaba ocurriendo.

“Desde adentro se veía a los policías sentados, hicimos señales de luces y no pusieron atención. En las cámaras vimos que el ladrón salió, habló con la Policía y se fue en la bicicleta de una compañera”, agregó la víctima.

El dueño del establecimiento comercial reveló que se trata del tercer robo en menos de tres meses y que la inseguridad en la zona resultó peor que la misma pandemia.

Por su parte, el coronel Simón Cornejo, comandante de la estación de Policía de Suba, aseguró que se investigará por qué los uniformados no detuvieron al asaltante.

“En las entrevistas con los uniformados, ellos dicen que tuvieron un primer encuentro con la persona, no tenían conocimiento del hecho. Sin embargo, se está adelantando una investigación en contra de ellos para saber si se presentó una falla en el servicio”, manifestó el alto oficial.