VIDEO | Asaltante intenta robar un Tesla pero un detalle en el diseño de la puerta lo frustró

La víctima agradeció a Elon Musk, gerente general y fundador de Tesla, ya que considera que el diseño del auto le permitió huir y salvar la vida.

El propietario de un Tesla Model 3 fue capaz de escapar de un intento de asalto a mano armada en la ciudad de Jacksonville, en el estado estadounidense de Florida, gracias al propio diseño del vehículo, el cual evitó que el delincuente pudiera abrir la puerta y robarlo, informaron medios locales.

En las imágenes del intento de asalto registradas en video por las cámaras del automóvil, se observa al ladrón aproximarse al vehículo con un arma de fuego en la mano con la cual apuntando hacia el conductor, mientras este esperaba a un amigo en un parqueadero.

“Me dijo: ‘Salga del auto, salga del auto, voy a tomar su auto’[…] Vi mi oportunidad de escapar y me agaché hacia la derecha. Aceleré tan fuerte como pude”, relató Draper Younce, dueño del Tesla, a la CBS.

Sin embargo, puesto que las manijas de las puertas están al ras de la carrocería, este no pudo abrirla al primer intento, dándole unos segundos al propietario para acelerar y escapar a toda velocidad del lugar, fue lo que contó Younce a la cadena estadounidense.

De acuerdo a Younce, el vehículo se encontraba en modo ‘de espera’, una función que le permite mantenerse estático incluso si está en marcha hasta que el acelerador es presionado, lo que le dio la oportunidad de escapar rápidamente del asaltante.

Durante la huida, el criminal disparó contra Younce, pero la bala no alcanzó a su objetivo, sino que impactó entre la puerta delantera y trasera del lado del conductor, dejando un agujero en la carrocería.

Agradeció a Elon Musk

“Muy agradecido de estar vivo. Gracias, Elon Musk, tu coche ha contribuido enormemente a salvar mi vida […] ahora tengo un agujero de bala en él, necesito uno a prueba de balas ¿puedo cambiarlo?”, escribió Younce en Twitter.

La historia, que se ha vuelto viral a través de redes sociales, llamó la atención del empresario estadounidense, por lo que los costos de la reparación de los daños causados por el impacto del proyectil correrán por cuenta de la compañía.