VIDEO | Abogado le quitó toda la mercancía a humilde vendedor ambulante por un rayón

Sucedió en Barrancabermeja, Santander, donde un humilde vendedor ambulante golpeó, accidentalmente, una farola a un automóvil, con su carreta de los alimentos.

En un hecho que ha generado rechazo entre la ciudadanía barranqueña, un conductor de un vehículo particular, prácticamente le robo el plante a un vendedor de frutas de la tercera edad tras un incidente de tránsito, que se presentó en días pasados en el centro del municipio santandereano.

Los hechos ocurrieron en la zona comercial del Puerto Petrolero y, de inmediato, el video se hizo viral en redes sociales porque el conductor del carro terminó llevándose los aguacates, bananos, manzanas y otras frutas que eran parte del punto de venta del vendedor ambulante.

“Yo le pegue a una farola del carro de forma accidental, pero el señor se baja y me dice que le tengo que pagar 2 millones de pesos. Yo de dónde sacó eso, me gano la vida día a día”, afirmó el señor Fabio Caicedo en diálogo con la emisora Blu Radio.

En las redes sociales, los ciudadanos señalan que este fue un caso de abuso e intolerancia contra el vendedor de frutas que, al final, cuando el señor intenta irse en su vehículo le dice que sufrirá “un karma dentro de 20 días”, como una maldición por habérsele llevado su mercancía.

En el video, que al parecer fue captado por el mismo afectado, se ve que cuando el conductor pasa las frutas de la carreta del vendedor ambulante al baúl de su carro, hasta que casi lo llena. Incluso, como no le queda espacio, guarda algunos alimentos en las sillas de atrás del vehículo.

“Le va a caer el karma más horrible de su vida”, se escucha que le dice don Fabio al que graba el video al conductor, que omite ese mensaje, y se va en su carro.

A raíz de todo esto, se inició una pequeña campaña en redes sociales en donde se reunieron al rededor de 500 mil pesos ´para ayudar al señor Fabio, quien finalmente decidió no imponer ninguna denuncia al hombre que se llevó su sustento sin que él lo hubiera permitido.

Según el vendedor, el dueño del carro es una persona adinerada, es abogado, fue capitán de la armada, “en cambio yo no tengo sino el día que amanece para ir a buscarme lo del arriendo y lo de la comida”. En el lugar del abogado, él no hubiera actuado de esa manera.