Víctimas del ‘Clan del Golfo (Autodefensas gaitanistas) envían carta abierta al presidente Biden pidiendo apoyo

Las víctimas de 'Otoniel' y del 'Clan del Golfo' piden al presidente de los Estados Unidos, que no extraditen al mayo narcotraficante recién capturado.

Las comunidades que habitan los territorios en los que opera el llamado «Clan del Golfo» o Autodefensas Gaitanistas de Colombia, exigieron a través de una carta, que el jefe de ese grupo, recientemente capturado, no sea extraditado pues deben primar los derechos a la verdad y a la reparación, antes que los delitos cometidos contra las leyes de EEUU. Además aseguran que si «Otoniel» es extraditado los lazos de ese grupo paramilitar con las FFMM y de Policía serían más difíciles de juzgar y sus territorios seguirán amenazados. A continuación, compartimos la misiva:

Nuestras comunidades étnico territoriales, campesinas y procesos urbanos, nos dirigimos al presidente Baiden, a congresistas y sociedad de los Estados Unidos con el objetivo de solicitarles su intervención para que sean posibles los derechos de todas las victimas tanto en Colombia como en ese país.

Hemos padecido diversas violencias socio políticas, violencias armadas que vinculadas para el desarrollo de sus estrategias se han nutrido con el tráfico de drogas, y otras economías ilegales, situación que se viene dando desde hace más de 30 años en nuestro país, y en algunas de nuestras regiones

Los hechos pasados que se perpetúan hoy con nuestros desplazamientos despojo, los confinamientos, las amenazas, los asesinatos, las desapariciones, la violencia sexual, el reclutamiento, la destrucción ambiental, y formas de sometimiento con limitación a nuestra libertad de expresión y de movimiento hacen inviable la paz, el mejoramiento de la calidad de vida, la protección ambiental, la democracia local, y garantías para un diálogo sobre las inversiones privadas con respeto a nuestros derechos.

Ante la privación de la libertad ocurrida el pasado sábado 23 de octubre de Dairo Antonio Úsuga, conocido como “Otoniel”, máximo comandante de las autodenominadas AGC, o del GAO Clan del Golfo grupo creado desde el 2007; gestado ante la crisis del proceso de desmovilización de las AUC y ACCU, por la eliminación de patrulleros y mandos medios que iban a denunciar y enunciar verdades en los Tribunales de Justicia y Paz, nacidos al amparo de la ley 975, afirman algunas versiones, se vincularon a actuaciones armadas volviendo a reestablecer vínculos con el tráfico de drogas y sectores empresariales regionales y nacionales: legales, militares, policías y políticos de alto rango, para asegurar sus vidas, entre otras razones.

Esa historia de nuevas violencias y de traiciones parece una herencia permanente. Dairo Úsuga conocido como “Otoniel”, es otra expresión de nuestras violencias que se multiplican una y otra vez. Fue integrante de la guerrilla del EPL, desde niño y hasta sus 19 años. Luego, como también lo señalan los medios de información, se vinculó a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, ACCU, convertidas posteriormente en Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.

En estas actuaciones, operó en Urabá y otras regiones del país, así mismo cuenta con información de lo ocurrido en el Valle del Cauca y los Llanos Orientales sobre operaciones realizadas de acuerdo con nuestras memorias y lo que hemos logrado establecer extrajudicialmente, en obediencia a órdenes o en relación con otros sectores poderosos desconocidos para el país y los Estados Unidos. Si el mundo desea la paz debemos cambiar nuestras miradas sobre estos problemas de raíz con respuestas sociales y de justicia integral en Colombia. La violencia armada oculta la violencia de la exclusión, la violencia de la ausencia de derechos a la salud, a la educación, al ambiente, el derecho a la tierra ante el acaparamiento monstruoso, vulgar.

El proceso de paz con las FARC fue para nosotros una esperanza que hoy se encuentra casi derruida. Algunos de sus integrantes firmantes en el Acuerdo con Santos se enlistaron en las filas de las AGC, algunos de las FARC que habían desertado con las políticas de Uribe están allí. Otra demostración de un rumbo por reconstruir en cualquier política de seguridad, criminal, de paz integral y de cooperación internacional.

En memoria de nuestros torturados, asesinados, desaparecidos, de la violencia de ayer, y el hoy de nuestras mujeres, niñas y niños, y jóvenes que experimentamos una situación de violencias y sin futuro, estamos cansados, a veces desfallecemos, esperamos que el desarraigo no sea nuestro destino, ni tampoco las nuevas formas de esclavitud.

Por eso les apelamos en su corazón y en sus mentes, en sus funciones y decisiones políticas ante la imposibilidad que conozcan nuestra realidad, a creernos y visitarnos en nuestros territorios y comprender porque invitamos a:

1.la Corte Suprema de Justicia negar por lo pronto la extradición de Dairo Antonio Úsuga hasta tanto las entidades de justicia nacional, le hayan escuchado, le hayan indagado y haya contribuido al esclarecimiento judicial y los derechos de nosotros victimas a la verdad, a la justicia, a la reparación y garantías de no repetición con propuestas de sanciones propias y restauradoras como lo contempla el capítulo VI del Código Penal Colombiano de la Justicia Ordinaria y la Jurisdicción Especial de Paz

2. la Jurisdicción Especial de Paz, por competencia temporal y material en los casos 04, 03, 06 dado el historial del señor Dairo Antonio Úsuga por su participación en el conflicto armado con diversos roles desde los años 80 hasta noviembre de 2016, firma del Acuerdo de Paz, asegurando su testimonio como testigo directo o responsable en conductas contra planes criminales en contravía del Estatuto de Roma, el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho humanitario que se podrían tipificar como Crímenes de Lesa Humanidad

3. la Justicia Ordinaria asumir las competencias propias por delitos o conductas que sean distantes de las desarrolladas en desarrollo del conflicto armado para seguir los procesos contra Dairo A Úsuga cometidos con anterioridad y posterioridad a noviembre de 1996

4. Ministerio de Justicia asegurar conforme a los convenios de cooperación judicial con los Estados Unidos a que las víctimas de ese país, y en particular, las agencias de ese país, y las Cortes puedan continuar los procesos allí abiertos accediendo a los sitios de detención del señor Dairo Antonio Úsuga en Colombia, brindando a todas las partes.

5. Entidades competentes para que se brinden garantías para la vida e integridad personal del señor Dairo Antonio Úsuga dado toda la información, relatos, historias y quizás material probatorio sobre su participación en el conflicto armado colombiano para que tengamos la posibilidad como víctimas y sociedad colombiana conocer responsables de situaciones de victimización de nuestra comunidades y los territorios como destrucción de bosques y de aguas, en los que existen responsables empresariales y políticos, muchos que lavan dineros, que han usado estructuras armadas como las AGC, y sectores militares y policiales corruptos y corruptibles.

Esperamos lograr que un grupo de víctimas de Estados Unidos y Colombia podamos conversar de modo directo con el señor Dairo Antonio Úsuga en presencia de personalidades de ese país y de nuestro país para directamente y extrajudicialmente podamos escuchar sus respuestas a muchas preguntas que tenemos por las situaciones que hemos padecido y seguimos padeciendo desde los años 80 en diversas regiones de Colombia

Para nuestros procesos victimizados hay todo un engranaje y encadenamiento histórico entre las diversas violencias que, de seguir separando unas y otras, es tomar distancias con la verdad histórica y real que se padece en los territorios. Las políticas de seguridad deben ser políticas transversales desde el enfoque de seguridad humana socio ambiental, la represión solo tendrá sentido si se respetan los derechos humanos, los derechos a nuestras fuentes de vida como aguas y bosques, lo demás es más sangre, más barbarie, más corrupción y destrucción de la vida. Esperamos que podamos todas y todos apostar por la vida en la Vida.

Suscriben:

Consejo Comunitario de Cabeceras Bajo San Juan.
Resguardo humanitario y y biodiverso Wounaan Nomam Unión Agua Clara, bajo san Juan.
Resguardo humanitario y biodiverso Wounaan Nomam
Resguardo Puerto Pizario, bajo san Juan.
Resguardo Wounaan Nomam resguardo Unión San Juan, Litoral San Juan.
Resguardo Wounaan Nomam resguardo Puerto Guadualito, Litoral San Juan.
Resguardo Wounaan Cocalito Buenaventura.
Resguardo Wounaan de Pichimá Quebrada, Litoral San Juan.
Resguardo Wounaan santa Rosa de Guayacán, Bajo Calima,.
Espacio Humanitario Puente Nayero Buenaventura.
Comunidad de la Balsita,
Zona Humanitaria El Paraíso, vereda Cara Colón, municipio de Dabeiba, Antioquia
Resguardo Embera del Río Murindo, Murindo, Antioquia
Comunidad Civil de Vida y Paz CIVIPAZ, resguardo Naexal Lajt pueblo Jiw, Zona Biodiversidad Villa Verónica
Resguardo Caño Ovejas pueblo Sikuani.
ADISPA como organización representativa de las 24 Comunidades de la Zona de Reserva
Campesina Perla Amazónica, (Putumayo):
Comunidad de Agualongo.
Comunidad de Bajo Cuembí.
Comunidad de Bajo Lorenzo.
Comunidad de Bajo Mansoyá. • Comunidad de Baldío • Comunidad de Belén.
Comunidad de Bocana de Cuembí.
Comunidad de Buen Samaritano.
Comunidad de Camios.
Comunidad de Angosturas.
Comunidad de Chufiyá.
Comunidad de Comandante.
Comunidad de Frontera.
Comunidad de Guadalupe.
Comunidad de Juveni
Comunidad de La Española.
Comunidad de La Piña.
Comunidad de La Rosa.
Comunidad de Puerto Playa.
Comunidad de San Salvador.
Comunidad de Sevilla.
Comunidad de Toaya.
Comunidad de Zamora.
Zona de Biodiversidad El Triunfo (Putumayo)
Zona de Biodiversidad La Vega. (Putumayo)
Zona de Biodiversidad La Loma. (Putumayo)
Asociación Consejo Regional Pueblo Nasa Kwesx Kxsaw, (Putumayo) conformado por:
Resguardo Nasa Sa’t Kiwe La Florida (Mocoa)
Resguardo Jerusalén (Villagarzón)
Resguardo San L. Alto Picudito (Villagarzón)
Resguardo Campo Alegre (Villagarzón)
Resguardo Sta. Rosa De Juananbú (Villagarzón)
Resguardo El Descanso (Puerto Guzmán)
Resguardo La Aguadita (Puerto Guzmán)
Resguardo El Porvenir La Barrialosa (Puerto
Guzmán) Resguardo Alpes Orientales (Puerto
Caicedo)
Resguardo La Floresta Alto Coqueto (Puerto
Caicedo) Resguardo Kiwnas Cxha’b (Alto Lorenzo)
(Puerto Asís) Resguardo Nasa Çhamb (Puerto Asís)
Resguardo Nasa U’h Ipiales – Nariño)
Cabildo Hijos De Juan Tama (Mocoa)
Cabildo Loma Redonda – Kiwe Thâ Tadx
(Villagarzón) Cabildo Alto Sinai (Villagarzón)
Cabildo Çxhab Wala (Dxi’ U’se)
(Villagarzón) Cabildo Cerro Guadua
(Puerto Guzmán)
Cabildo Juan Tama (Puerto Guzmán)
Cabildo Los Guaduales (Puerto Guzmán)
Cabildo Nasa Kiwe (Puerto Leguizamo)
Cabildo Yu’kh Zxiçxkwe (Selva Hermosa) (Puerto
Caicedo) Cabildo Yu’cxijme(El Libano) (Puerto Caicedo)
Cabildo Pkid Kiwe (Los Guayabales) (Puerto Caicedo)
Cabildo Kwe’sx Nasa Çxayu’çe (Puerto Caicedo) Cabildo
Kiwe Ukwe (Puerto Caicedo)
Cabildo Kwe’sx Tata Wala (Puerto Caicedo)
Cabildo Kiwe Ñxusxa (Las Delicias) (Puerto Asís)
Cabildo Fxiw Ksxa’w Wala – La Libertad (Puerto
Asís) Cabildo Sa’t Tama (Puerto Asís)
Cabildo Ksxa’w Nasa (Puerto Asís)
Cabildo Yu’ Luuçx (Las Minas) (Puerto Asís)
Cabildo Kwe’sx Kiwe (Puerto Asís)