Venezolana rifó una noche de pasión pero no entregó el premio al ganador por esta razón

Un hecho insólito se presentó en zona rural del departamento de Córdoba cuando una mujer venezolana decidió rifar una noche de pasión.

Durante la pandemia en Colombia, se han visto casos insólitos de hechos que nadie puede creer, uno de ellos ocurrió esta semana en el departamento de Córdoba, donde una mujer hizo una rifa para dar como premio una noche de pasión y dos canastas de cerveza con el ganador.

La polémica noticia fue dada a conocer por el medio de esa parte del país, ‘El Meridiano’, el cual informó que dicho concurso se dio en un corregimiento llamado Carrizal, jurisdicción del municipio de San Carlos. El concurso, fue todo un escándalo.

Según cuenta el medio impreso, la mujer que organizó la rifa era de nacionalidad venezolana, tenía 100 boletos con un valor de 10.000 pesos y ante la ‘oferta’ de la bella mujer, todos los hombres del pueblo decidieron comprar el número, para acceder al premio que ofrecía la ‘Mona’, como la conocen en la localidad.

El curioso caso sucedió en zona rural de Córdoba / El Universal

La mujer vendió todos los boletos en solo dos horas, según El Universal: “Ella salió a vender las rifas a las 7:00, y a las 9:00 de la mañana ya había terminado de vender los 100 números. En el pueblo todo el mundo quedó sorprendido porque eso nunca se había visto”.

Aunque los concursantes estaban esperanzados con el premio de la ‘noche de pasión’ con la venezolana, solo uno se llevó el ‘codiciado’ premio, un señalado labriego del corregimiento, que después de trabajar fue a reclamar lo suyo.

Sin embargo, para la mala suerte del ganador, al parecer no había pagado el boleto, por lo cual, la mujer no se lo validó y discutió con él en la calle: “¡Malparido aquí en el desprendible dice boleta no cancelada, ¡tú me fiaste, ese premio no te lo pago!”.

Los pobladores coincidieron en que esa situación generó polémicas en muchos hogares debido a que muchas esposas se enteraron que sus parejas habían comprado el número y buscaron los papales por todos lados, con el fin de romperlos y así evitar que ellos pudieran reclamar el premio mayor.

Al final, la venezolana debió salir del corregimiento por amenazas contra su vida, ya que las esposas de algunos de los concursantes de la rifa se enteraron y querían lincharla, supuestamente, pero la noticia llamó la curiosidad de todo el mundo por el insólito hecho.

Por su parte, una amiga de ‘la Mona’ explicó que ella lo había hecho porque necesitaba solventar sus gastos, y porque no le daban un trabajo. Mientras tanto, habitantes del pueblo siguen molestando al ganador y le recuerdan lo que pasó: “Te jodiste, por tramposo y mala paga”.