Vecinos advierten a una enfermera que se debe ir del barrio donde reside en Bogotá

Una enfermera de la capital del país denuncia que es víctima de sus vecinos del barrio donde vive ya que la estigmatizan por la labor que ejerce desde hace varios años en un centro hospitalario de Bogotá, según información compartida por La FM.

La trabajadora de la salud, de quien no se comparte su identidad por razones de seguridad, aseguró que una familiar con la que vive la recibió con un mensaje de sus vecinos en el que le advierten que si había una persona infectada en la zona sería culpa de ella.

“Yo trabajo de 7:00 a 7:00. Esta mañana, que llegué más o menos a las 8:00 de la mañana acá a mi casa, me encuentro con que mi tía me dice que apenas yo salí anoche a trabajar se acercan unas personas acá a mi casa a preguntarle si aquí vive una enfermera”, afirmó.

Y continúa diciendo que estas personas también dijeron “que yo no podía estar acá en el barrio, que qué pensaba hacer, porque si el COVID-19 llegaba acá al barrio era mi culpa, que tenía que sacarme de acá de la casa y que yo tenía que irme”, añadió la mujer.

Cabe resaltar que la enfermera indicó que sus compañeras especialistas de la salud también se han visto afectadas en casos de discriminación o miradas “por encima del hombro” especialmente cuando se encuentran al interior del transporte público.

Ante esta situación vivida en la capital del país, Transmilenio puso a disposición del personal de la salud 11 de los servicios del sistema de alimentación y zonal del SITP (buses azules) y demás trabajadores de la red hospitalaria, para que se movilicen por la ciudad durante la emergencia.

Hace poco también se conoció el caso de Griseida Escorcia, una enfermera auxiliar de 28 años de la ciudad de Barranquilla quien contó que se siente “desmotivada” porque en una Tienda Ara no le permitieron el ingreso por llevar su uniforma puesto.

“Me siento desmotivada hasta para ir a trabajar, deprimida, a veces. Yo salí de turno y llegué al Ara que queda cerca de mi trabajo, y el vigilante me dijo que no podía ingresar porque tenía que cambiarme el uniforme; entiendan que el uniforme que usamos en la clínica no es el mismo con el que salimos a la calle”, dijo.