Un juez de Cartagena se niega casar a dos mujeres por ir en contra de su “moral cristiana”

El togado, Ramiro Eliseo Flórez, dice además que él juró ante Dios al ser designado como juez.

El juzgado décimo civil de Cartagena rechazó la solicitud de matrimonio presentada por dos mujeres alegando que esta acción iba en contra de su “moral cristiana” y sus creencias religiosas.

El juez cuestionó los alcances de la sentencia que le permitió a las parejas en Colombia conformadas por personas del mismo sexo solicitar la unión civil.

El juez cuestionó los argumentos de la Corte Suprema y dijo que el fallo no está en firme pues el Congreso de la República rechazó el matrimonio gay en 2014.

“Existe un conflicto entre lo que dice la ley humana y lo que dice la ley de Dios, yo prefiero la ley de Dios porque prefiero agradar primero a mi señor Dios todopoderoso, antes que al ser humano”, dice el juez Ramiro Eliseo Flórez.

Además rechazó la solicitud de matrimonio argumentando que no es discriminación sino “comprensión de las normas”. Según él, aunque la Corte Constitucional aprobó el matrimonio igualitario, también hay que tener en cuenta que como servidor público realizó un juramento ante Dios.

“El preámbulo invoca la protección de Dios, y se debe jurar por Dios, vemos que la laicidad predicada por los magistrados de la Corte Constitucional, y por varios doctrinantes, es con el mayor respeto, artificiosa, no resiste el análisis puesto de presente por obvias razones”, resalta el juez civil.

“Hay que conocer a Dios para saber la dimensión del juramento que se hace al momento de la posesión como servidor público, y esto se lograr por el conocimiento de la Palabra de Dios, la biblia”, señala el fallo.

Este caso abre un nuevo capitulo de polémica frente si prevalece la misión del juez y el cumplimiento de las leyes y normas, o la objeción de conciencia, como a la que hace alusión este juez en Cartagena.