Un hombre de 35 años murió después de beber brebaje que le dieron en un ritual

El hombre, de 35 años de edad, había coordinado una cita con un chamán para el 12 de octubre, para la realización del ritual.

La víctima, un hombre de 35 años, identificado como Julián Andrés Torres Orozco, perdió la vida en el corregimiento Santa Elena, Medellín, luego de consumir una bebida suministrada por un curandero espiritual.

Según reportaron medios locales como Mi Oriente, el caso ocurrió al mediodía del pasado martes 12 de octubre en la vereda Barro Blanco, del mencionado sector al oriente de Antioquia, cuando consumió el brebaje.

Torres Orozco, llegó a una casa de sanación y fue atendido por un curandero oriundo del suroeste antioqueño, quien le cobró $80.000 por el tratamiento compuesto por plantas exóticas y un té de agua de tabaco, según la explicación que el propio sanador entregó a la Policía.

Sin embargo, minutos después el hombre comenzó a vomitar y a convulsionar, por lo que el curandero lo montó en su carro y lo trasladó rápidamente al centro de salud de Santa Elena, pero allí llegó sin signos vitales.

La muerte no fue certificada como natural por un médico legista, por tal motivo funcionarios de criminalística de la Sijín de la Policía Nacional se desplazaron al lugar e inspeccionaron el cuerpo. La causa del deceso quedó por establecer, y le corresponderá Medicina Legal determinarla

Según el diario El Colombiano, esta sería la segunda muerte relacionada con rituales de sanación en Antioquia en el último mes, ya que a mediados de septiembre, en el municipio de Sopetrán, perdió la vida Daniela Andrea Arbeláez, de 31 años, quien se sometió a una “limpieza espiritual”.

En esa ocasión, un yerbatero le untó a Daniela Andrea azufre y alcohol, y después usó pólvora para crear una combustión, pero las llamas se salieron de control y le produjeron quemaduras letales a la mujer en el 75% del cuerpo.