Un alcalde en sintonía con la ciudad que Gobierna


Por: Robinson López, Psicólogo

Mientras muchos alcaldes del país culpan el paro nacional de la crisis económica que vive el país, Daniel Quintero anuncia un paquete de medidas para la reactivación económica para la ciudad de Medellín, un billón de pesos en inversión para los jóvenes y dos billones para recuperar el tejido social hacen parte de la inversión en la cual se destaca programas como la renta básica para 76 mil familias en extrema pobreza.

Además, 50 mil becas para la cuarta revolución industrial, un computador y una bicicleta para cada joven en alto riesgo y 20 mil empleos de choque para jóvenes en el sector privado, atención a 500 jóvenes en alto riesgo de vulnerabilidad, creación de la comisión de la verdad para esclarecer lo que ha pasado en las marchas y cien comedores comunitarios, hacen parte del paquete anunciado por el alcalde.

Los anuncios hechos por el alcalde muestran claramente la sintonía que tiene con la ciudad que gobierna, mientras otros mandatarios en ciudades del país reprimían a la ciudadanía que protestaba Quintero dialogaba con los manifestantes, sacó su gabinete a la calle como garantes de la protesta pacífica, recibió la Minga indígena, aceptó el llamado a sentarse en una mesa con las víctimas de Hidroituango, demostrando que es dialogando, concertando con todas las partes como se construye una ciudad, un país más equitativo.

Un líder que da ejemplo al país: Daniel Quintero uno de los alcaldes más jóvenes del país, y que ha gobernado con una férrea oposición del Uribismo y el llamado Fajardismo en Antioquia, sin dudas representa el sentir de la gente, vive conectado con las nuevas ciudadanías, es un líder coherente que simplemente va un paso delante de los demás, entiende las realidades que vive el país, la ciudad que lo eligió como alcalde; cuando el gobierno nacional anuncio matrícula cero, ya Medellín contaba con 27 mil estudiantes en esa modalidad, ahora anuncia renta básica para 76 mil familias en extrema pobreza, mientras el gobierno nacional insiste en que es una exigencia inviable y prefiere la represión y la fuerza como única medida ante el descontento social.


Este artículo refleja únicamente la opinión del autor y no compromete el pensamiento ni los puntos de vista de El Pregonar