Testigo asegura que soldado que mató a mujer en Cauca estaba drogado y se iba a disparar

Eso es lo que aseguró Francisco, que dijo ser esposo de Juliana Giraldo, la mujer que murió por un impacto de bala que le propinó un soldado en Miranda, Cauca.

Francisco Larrañiaga es el mismo hombre que aparece en el video que grabó para hacer la denuncia, y en donde se alcanza a observar que la mujer fue impactada en su cabeza por un proyectil. El cuerpo quedó recostado hacia la silla del conductor, pues ella iba como copiloto junto a tres personas más.

El testigo habló con Blu Radio y allí contó, entre otras cosas, que ellos iban en su carro por la carretera que de Miranda conduce a Corinto, Cauca, y que a la altura de la vereda Guatemala vieron “que había Ejército en la vía, pero no había retén, no había conos ni señalización”.

El hombre aseguró, en la emisora, que su reacción fue tratar de devolverse y que por eso intentó hacer un giro en la carretera, ya que “en la casa se habían quedado la tarjeta de propiedad y los papeles del vehículo, que están al día”, y que su temor, en ese momento, fue porque lo podían parar y quitarle el vehículo por no portar los documentos.

“El Ejército que se veía en la carretera estaba a unos 300 o 400 metros más adelante, pero no había señalización en la carretera, y cuando estoy dándole la vuelta al carro veo que ellos vienen saliendo del monte y empiezan a dispararnos. Ahí es cuando yo paro el carro, y sacó el celular para grabar”, aseguró.

Esta parte fue la que quedó registrada en el video que hizo Francisco, y allí se escucha cuando les recrimina a los uniformados del Ejército Nacional por abrir fuego contra el vehículo: “Este ‘man’ mató a mi mujer, me mataron a Juliana”. En la grabación también se oye una voz que le dice que “hubiera parado” cuando, al parecer, le hicieron la señal.

Larrañiaga contó, en la frecuencia, que cuando fue a increpar al uniformado lo notó “como desorbitado […] parecía que estuviera como en estado de drogadicción, porque no hablaba”, y que los compañeros corrieron para quitarle el fusil y retirarlo del lugar.

“El soldado se iba a pegar un tiro, y no se sabe si estaba en estado de drogadicción, pero estaba desubicado. […] Eso es lo que me dicen las personas que estaban ahí, porque yo tenía mucho temor, y lo que hice fue coger una moto e irme para la alcaldía (en Miranda) para que nos ayudaran”, detalló el hombre.

Una de esas personas que estaba en el lugar era un amigo de Francisco, que también iba en el vehículo, y según su relato el soldado estaba confundido al ver lo que había sucedido. “El ‘man’ estaba todo alterado y con el fusil, y cuando vio que no estábamos en nada ahí sí dijo: ‘La cagué, la cagué’, y ya qué si la había cagado. Nos hubiera podido matar a todos”, afirmó el hombre.

La muerte de esta mujer llevó a que el Ejército emitiera un comunicado en el que confirma que uno de sus hombres disparó en medio de “labores de control militar”, y el presidente Iván Duque pidió agilizar la investigación porque el responsable “debe recibir castigo ejemplar”.

¿Quién era Juliana Giraldo?

En cuanto a la víctima, se conoció que hacía parte de la comunidad LGBTI, que tenía unos 35 años de edad y que su nombre real era Carlos Julio Giraldo Díaz, pero que se hacía llamar ‘Juliana’.

Además, Revista Semana destacó que la mujer era ingeniera informática, que llevaba unos tres años de relación con su esposo, que actualmente tenía un salón de belleza y que se dedicaban a la crianza de pollos y pescado, como se afirma en esta pieza.

Los hechos

Revista Semana habló con Francisco Restrepo, la pareja de la víctima, quien fue identificada como Juliana Giraldo Díaz, una mujer trangénero de 35 años que perdió la vida en la mañana del jueves al recibir un proyectil mientras en su carro con otras tres personas más.

Juliana Giraldo Díaz y Francisco Restrepo iban en el vehículo / Revista Semana

Según relató Restrepo, iban a comprar unos repuestos en el sector de Guatemala, en el municipio de Miranda, Cauca. “Vimos que había Ejército en la vía y como yo había dejado los papeles, dijimos: ‘devolvámonos que de pronto nos quitan el carro’. Dimos la vuelta, cuando del monte salieron dos soldados y cuando sentimos fue que nos dispararon”, dijo Restrepo. “Cuando miré, mi pareja estaba con la cabeza caída y había sangre por todo el carro. Entonces empecé a grabar”, contó al medio.

Juliana Giraldo y Francisco Restrepo eran pareja hace unos tres años. De acuerdo con la información compartida en la entrevista Juliana había estudiado ingeniería informática y tenía un salón de belleza. “Además nosotros criábamos pollos y pescado, nosotros comercializábamos con alimentos”, dijo Restrepo.

También afirmó que quiere verdad y justicia. “¿Qué voy a hacer? Yo era feliz con esa persona. Ellos nos pueden indemnizar, ella era mi felicidad, por eso era mi pareja”. También hizo un llamado para que las Fuerzas Militares asuman su responsabilidad y cambien su actuar: “A un truhán no lo pueden armar. Para armar a un hombre para que defienda al pueblo colombiano, lo tienen que instruir. Esto fue una violación contra los derechos humanos”.