Destituyen a los otros 5 policías que participaron en el asesinato del abogado Javier Ordóñez

Así lo informó el general Gustavo Moreno, director encargado de la Policía, que aseguró que investigarán qué implicación tuvieron los otros uniformados en el caso.

Se siguen conociendo más decisiones en el caso del abogado Javier Ordóñez, quien falleció el lunes tras un procedimiento policial y que ha generado indignación en la ciudadanía que ha decidido salir por dos día seguidos a las calles.

Este viernes se supo que fueron destituidos cinco policías más que aparentemente estarían involucrados en el caso por el que ya los dos uniformados directamente responsables fueron separados del cargo y deberán responder por los delitos de abuso de autoridad y homicidio.

Los otros 5 serían juzgados por “omisión”, al permitir que siguieran golpeando al abogado en el CAI de Villa Luz, y por, supuestamente, hacer parte de un plan “para ocultar las pruebas”.

Al abogado lo habrían asesinado en el CAI de Villa Luz / Google Maps

Los presuntos cómplices de los uniformados habrían intentado sacar al abogado del CAI cuando vieron que estaba sin signos vitales. Sin embargo, amigos de Ordóñez, que también fueron detenidos y trasladado a la URI de La Granja, llegaron y se quedaron en el CAI.

El amigo de Javier al parecer grabó el momento en que los policías propinan la brutal agresión y por tal razón destruyeron el celular donde habría quedado grabado el ataque contra el abogado de 46 años, que llegó sin signos vitales al hospital.

Fue cuando vieron que el abogado estaba grave y lo llevaron a un hospital, al que, aseguran las indagaciones, llegó sin vida debido a un contundente golpe en la cabeza, según las investigaciones preliminares.

Además, los forenses encontraron “golpes contundentes en el pómulo izquierdo, el cuello, los hombros y agresiones que se extienden hasta el tórax” del abogado, dijo el informativo, y agregó que hallaron una herida occipital derecha, “que al parecer fue provocada con un objeto contundente”.

Las investigaciones también habría determinado que el abogado tenía conflicto desde hace varias semanas atrás con dos de los patrulleros que lo sometieron. Eso se relaciona con lo que contó uno de los amigos de la víctima, que aseguró que cuando los uniformados vieron al abogado en la calle, le dijeron: “Esta vez no se me salva”.

La muerte de Ordóñez desató una ola de protestas y disturbios en Bogotá y otras ciudades del país, con un saldo de diez personas muertas y más de 200 heridas, entre ellas casi 100 policías.