Sujeto le propinó salvaje golpiza a su expareja por haberlo dejado

La mujer fue víctima de agresiones durante tres años pero rompió el silencio y denunció al maltratador ante la Fiscalía.

Una mujer fue agredida por su exnovio en el municipio del Líbano (Tolima), luego de que éste la viera bailando en una discoteca. La joven había terminado la relación hace un mes por una infidelidad y, al parecer, el hombre no superó la ruptura.

El hombre de 30 años de edad, sería un comerciante de dicha municipalidad, quien sostuvo una relación de más de tres años con la joven y ahora, según ella, la sigue buscando y, este fin de semana la agredió físicamente y verbalmente.

Karen, de 23 años, relató en una entrevista con Blu Radio, la cruda historia que vivió el pasado fin de semana, y que la dejó en el hospital, simplemente porque su ex novio la vio bailando en una discoteca.

“Yo viví tres años de infierno emocional y físico con la persona que yo decía que amaba y quizás aguanté todo esto porque tenía muchas manipulaciones también por parte de él”, aseguró Karen.

El sábado, la joven salió a departir con sus amigos del pueblo, y horas más tarde, comenzó la horrible noche para ella, según relata.

“El día sábado, yo salí yo estaba en la misma discoteca donde él se encontraba, cuando salí de ella, al llegar a la iglesia, me coge el cabello y me pega contra todas las puertas de las casas y las paredes hasta llegar hasta a su casa, yo no entiendo porqué si alguna gente me vio no me quiso ayudar”, cuestionó la joven.

Al interior de la residencia de su agresor, Karen, denuncia, recibió todo tipo de golpes e improperios y, según ella, allí tampoco recibió ningún tipo de ayuda.

“Cuando llegamos a la casa, él me sube, me pega patadas, puños, cachetadas, me insulta, me dice que soy una perra, que todo esto me lo merezco que porque yo bailaba para seducir a los hombres, yo lloraba, y yo le decía que por favor no lo hiciera, que yo lo quería mucho, que yo lo amaba, que no me hiciera tanto daño, y él me decía ahí si llora, pero en la discoteca estaba muy contenta bailando, allá así se reía», cuenta.

Al amanecer del día domingo, la mujer la mujer logró salir de la residencia de su agresor, pese a que su progenitora fue a buscarla en la madrugada, y ella gritaba su nombre, Karen no pudo responder porque estaba con la boca tapada y seguía siendo amenazada.