Sicario asesinó a un hombre dentro de la casa de víctimas de Enrique Vives Caballero

El ataque ocurrió dentro de la vivienda donde se recupera el menor sobreviviente a la tragedia en Gaira.

Al medio día de este martes, un pistolero se bajó de una motocicleta, llegó hasta una vivienda en el sector de Gaira y asesinó a un sujeto que se encontraba en su interior.

La Policía Metropolitana confirmó que en esa vivienda habitaba Rafaela Petit, una de las seis personas que murió arrollada por una camioneta que era conducida por Enrique Vives.

En el inmueble también vivía el menor de 14 años que resultó herido en el mismo accidente de tránsito, y quien se encuentra recluido en un centro asistencial, bajo medidas de protección policial.

La vigilancia se le está brindando al adolescente por tratarse del único testigo sobreviviente del siniestro vial y por una petición de su abogado al juez que lleva el caso de Vives.

Mientras tanto, el comandante de la Policía de Santa Marta, Coronel Jesús de los Reyes, confirmó que la víctima de este hecho sicarial fue identificada como Elmer Alexis Sierra, de 22 años de edad.

Sierra Cuello estaba en el balcón de la vivienda de dos pisos cuando recibió cinco balazos: tres de ellos en la cabeza y dos más en diferentes partes del cuerpo.

El uniformado también aseguró que el sicario escapó sin inconvenientes a bordo de una motocicleta que era conocida por un cómplice. Mientras que la víctima fue llevada a un hospital donde murió.

En el sector de Gaira existió preocupación y miedo, ante la posibilidad que este homicidio tuviera alguna relación con la tragedia ocurrida en la Troncal del Caribe el pasado 13 de septiembre.

Sin embargo, según el coronel De Los Reyes, Elmer Sierra no tendría una relación directa con Rafaela Petit y su sobrino de 14 años por lo que se cree que el crimen obedece a algún tipo de retaliación.

“Aunque todavía no hay una hipótesis concreta, todo indica que esta muerte corresponde a un problema personal de la víctima, quien se ganaba la vida como lanchero”, expresó el alto oficial.