Sergio Fajardo, el independiente no independiente


Por: Juan Camilo Ortega Soto, Comunicador Social

Con jean y camisa blanca, Fajardo siempre se ha vendido como cercano al pueblo y salido de la “politica tradicional”, pero nada más alejado de la realidad, detrás de esa figura de matemático disfrazado, corren tentáculos que en el pasado estaban manchados por el clientelismo y ahora arrastran la corrupción en muchas de sus decisiones y estrategias políticas de cara al país.

En primer lugar están las relaciones de Fajardo con el GEA, en segundo lugar, los nombramientos que hizo en EPM cuando fue Alcalde de Medellín, en tercer lugar sus relaciones con la Oficina de Envigado y el uribismo, y en cuarto lugar su perjudicial tibieza en temas sensibles para un país tan polarizado; estas razones demuestran que Fajardo es un líder político perverso, y el que menos le conviene a Colombia en estos momentos.

1 – Para nadie es un secreto que a Sergio Fajardo lo ha financiado GEA (Grupo Empresarial Antioqueño, antes llamado Sindicato Antioqueño), aquel colectivo de grupos empresariales como Bancolombia, Nutresa, Sura, Argos, éxito, entre otros. Esto hace que ya de por sí haya tenido y ahora tenga fuertes intereses económicos tras él. (Ver imágenes). Sergio Fajardo se encuentra rodeado de varios de los grupos económicos más importantes de Colombia, situación que podría ejercer múltiples presiones en un largo juego de interés a la hora de gobernar. la Familia Santo Domingo. El grupo Valorem es dueño de Caracol Televisión, Blu Radio, La Kalle, El Espectador, Cine Colombia, y las revistas Cromos y Shock, tiene inversiones en Koba Colombia, propietaria de D1, es dueño de la administradora de fondos de pensiones y cesantías Porvenir, entre otros. También, hablando de medios de comunicación, ha tenido apoyo económico de RCN.

2 – Con los patrocinios que tuvo en su campaña, Fajardo pagó favores con nombramientos en su administración de la alcaldía de Medellín, gobernó con poder y apoyo económico derivado de sus patrocinios, entre ellos estuvo Juan Felipe Gaviria como gerente de EPM, quien venía de la junta directiva de Integral; Federico Restrepo como director de planeación, anteriormente también trabajó en Integral, esta empresa estuvo en ley de quiebras en el gobierno de Fajardo, luego se ganaron millonarios contratos que la sacaron a flote. Por su parte, Federico Restrepo asistía las juntas directivas y con su asesoría pudieron licitar, financiar y hacer modificaciones técnicas continuamente en el proyecto Hidroituango. Otro actor fue Conconcreto Coninsa RH y Odebrecht, quienes ganaron la licitación para la construcción de Hidroituango, posteriormente fue contratada la empresa Integral para continuar también con la construcción de Hidroituango.

3 – La relación de Fajardo con el uribismo, nace de su amistad con José Obdulio Gaviria y su hermano José Fernando Gaviria, quien trabajó con Fajardo en el programa de Paz y Reconciliación cuando fue alcalde de Medellín; allí el hermano Gaviria desmovilizó el grupo paramilitar Cacique Nutibara de Don Berna, siendo el hombre de confianza de Fajardo y quien estuvo bajo el mando de Gustavo Villegas secretario de seguridad en la alcaldía de Fajardo; en este caso Villegas fue condenado por la Fiscalía por abuso de función pública y abuso de autoridad por sus vínculos clandestinos con la Oficina de Envigado, al exalcalde se le critica sobre los logros que tuvo en seguridad en Medellín, porque fueron en común acuerdo con la Oficina de Envigado y otras bandas criminales narcotraficantes que hacían presencia en la ciudad.

4 – El exgobernador y exalcalde de Antioquia ha sido criticado por su ‘tibieza’, y se ha caracterizado por transitar un camino muy intermedio en una carrera presidencial altamente polarizada, de ahí saca partido para pavimentar su carrera política, pues no tiene una postura política definida, se hace a un lado cuando los problemas del país arrecian, no toma una posición enfática para recriminar los sucesos más importantes del país, si es así, Fajardo no tiene un perfil presidencial definido, ahí estarán manejando el país todas las manos que lo apoyan, todos los políticos corruptos de siempre y Colombia cada vez será un país menos viable.

Así entonces, nuestro deber como ciudadanos es elegir un gobernante que no le deba todo su gobierno a patrocinadores, que no juega con nuestros ideales, que proponga y cumpla por el bien común, no por el bien de pocos. Elegir a quien sea el apropiado es tener una Colombia mejor.

Y nuestra obligación como periodistas es informar, contar y mostrar la realidad sobre quien quiere gobernar.


Este artículo refleja únicamente la opinión del autor y no compromete el pensamiento ni los puntos de vista de El Pregonar