Señalan a falso vigilante de matar a menor por no bajarle el volumen a la música

El pasado viernes 13 de septiembre, el joven Juan Camilo Altamar Sánchez decidió celebrar la fecha del ‘Amor y Amistad’ en la terraza de su casa en el barrio Soledad 2.000, área metropolitana de Barranquilla.

El joven estaba en compañía de un grupo de amigos que llegaron a su vivienda. Con el permiso de sus padres, que quedó estipulada la fiesta hasta la 1:30 A.M del sábado 14 de septiembre.

El portal barranquillero, Zona Cero, asegura que la historia del hơmiƈidio del adolescente de 17 años, estaba oculta por parte de las autoridades, pues nunca hubo un reporte oficial sobre el caso.

Calles del barrio Soledad 2000 / Google

La mamá del joven, quien cursaba noveno grado en el colegio María Montessori de Soledad, relató que su hijo fue asєsiηado en medio del ataգue de supuestos vigilantes informales del sector.

Los falsos vigilantes habrían llegado al inmueble en el que se hacía la fiesta exigiéndole a los presentes que se disminuyera el volumen de la música.

Incluso, según el relato de la familia, amenazaron a uno de los amigos de Juan Camilo y le exigieron que se fuera de la casa “porque no era de ese barrio”.

Ante la airada petición, agrega la madre, el joven de 17 años, dueño de la fiesta, le indicó a los sujetos que no le iba a bajar el volumen de la música, pues “ellos no eran policía” para exigirlo.

Juan Camilo Altamar Sánchez, 17 años / El Tiempo

Ante esa respuesta, los dos supuestos vigilantes se fueron pero a buscar a por lo menos una decena de ‘colegas’, entre ellos, el hombre que habría ataƈado a Juan Camilo Altamar Sánchez.

“Sacó un cuchillo y le propinó una ρuñalaɗa a mi hijo en el pulmón derecho. Yo corrí a buscar a mi esposo y los mismos vigilantes se lo llevaron para la clínica”, relató la madre.

El joven estudiante terminó falleciendo siendo aproximadamente las 6 de la mañana del pasado sábado 21 de septiembre, tras tener perforado el pulmón después de la heгiɗa que sufrió.

El portal Zona Cero informó que el presunto asєsiηo no ha sido capturado y sigue campante en la calle, pese a existir una denuncia y una orden de captura vigente en contra del supuesto “vigilante”.