Seis policías fueron capturados por secuestrar y torturar a un delincuente

Entre los capturados se encuentra un coronel de la Policía de Tránsito de Bogotá.

Los hechos por los que fueron detenidos los uniformados de la Policía de Tránsito ocurrieron el pasado 29 de abril en Bogotá pero fueron capturados este martes 6 de julio en la capital del país sindicados de los delitos de secuestro simple, tortura agravada y concierto para delinquir.

Uno de los capturados es Gavino Humberto Gamboa, jefe de la Policía Judicial de la Dirección de Tránsito, quien en dicha fecha, al parecer fue víctima de un atraco en su residencia y tras identificar a los responsables, acompañado por cinco subalternos, decidió tomar la justicia por su cuenta.

Según las investigaciones, tras buscar al delincuente por varios minutos, finalmente lo encontraron y el coronel Gavino Gamboa ingresó con una orden de allanamiento fraudulenta a la vivienda del presunto ladró, lo retuvieron y cometieron sobre él los delitos que hoy les está imputando.

Al parecer, tiempo de después de esto, y ya herido, el presunto ladrón logró escapar, y dirigirse al CAI más cercano, donde emprendieron las acciones correspondientes, que en este caso fue informar a la Dirección Nacional de Tránsito de la Policía, a la que pertenecen los hoy capturados.

“La Policía Nacional con el ente acusador adelantó investigaciones y procedimientos de la captura. Al proceso penal de la Fiscalía, la cual determinará la responsabilidad de los uniformados, la Policía abrió investigaciones disciplinarias y rechaza cualquier acción irregular de cualquiera de sus integrantes”, mencionó el mayor general Juan Libreros, comandante de la Policía Nacional de Tránsito.

Por último, la institución indicó que el coronel Gamboa es un oficial condecorado, con amplia experiencia en el trabajo de policía judicial, incluso integró la Sijín en la Metropolitana de Bogotá, con importantes resultados contra la criminalidad y las bandas dedicadas al hurto a residencias.

Los policías serán presentados en las próximas horas ante un juez para responder por secuestro simple, tortura y concierto para delinquir.