Se conoce el testimonio del patrullero Lloreda Cubillos, uno de los asesinos de Javier Ordóñez

El policía Juan Camilo Lloreda Cubillos se refirió a los hechos ocurridos el miércoles pasado en el sector de Villa Luz, Bogotá.

En su testimonio entregado a investigadores de la Inspección General de la Policía, el patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos, involucrado en el asesinato del abogado Javier Ordóñez, aseguró que era reincidente en el sector y protagonista de varias riñas.

Lloreda también asegura que su víctima los trató de forma grosera a él y a su otro compañero (el cual ya fue identificado como Herby Damián Rodríguez Díaz) fueron agredidos físicamente con golpes en sus rostros.

“Me propina un puño en el pómulo izquierdo y un puño en la espalda, haciendo que mi taser se caiga al piso; entonces, yo me agacho a recogerlo y el ciudadano emprende la huida. Reacciono y lo retengo con el taser desplegándole el segundo cartucho, que hace que se caiga”, dice Lloreda en su versión.

Al abogado lo habrían asesinado en el CAI de Villa Luz / Google Maps

Y continua: “Cuando mi compañero pudo apoyarme, procedemos a intentar reducirlo haciendo uso moderado de la fuerza para esposarlo, lo que es difícil, ya que este sujeto tiene demasiada fuerza y no logramos esposarlo, por lo cual utilizo nuevamente el taser”, agrega el testimonio entregado por Lloreda a los investigadores.

Posteriormente, después de ser reducido y esposado, el abogado es trasladado hasta el CAI del sector de Villa Luz donde habría recibido una brutal golpiza, según manifiestan los investigadores de la Fiscalía quienes aseguran que en las cámaras de vigilancia de la estación quedó esa evidencia.

El patrullero sigue diciendo que “en el momento que estamos diligenciando la documentación, siendo 01:00 a. m., el señor Javier Humberto Ordóñez manifiesta sentirse mal, por tal motivo se solicita un vehículo policial para trasladarlo a la Clínica Partenón. El vehículo llegó siendo las 01:05 a. m. horas y de inmediato lo trasladamos a esa clínica”, dijo.

Y agregó: “Con el fin de no perder tiempo, nos trasladamos a la clínica, llegando a las 01:08 horas, y allí lo ingresamos de urgencias, donde es atendido de manera inmediata en ese momento. Y como a los 15 minutos sale el médico que lo está atendiendo y nos informa que el señor Javier Humberto Ordóñez Bermúdez había fallecido”.

Javier Ordóñez tenía 44 años, era padre de dos hijos, uno de 15 y otro de 11 años / El Espectador

Pese a que aún no se conoce el dictamen de Medicina Legal, la familia de Ordóñez asegura que teme porque los policías señalados se puedan escapar y también cambiar la versión de los hechos a pesar de la contundencia de la evidencia. Lloreda y Rodríguez ya fueron expulsados de la institución y están a la espera de las decisiones judiciales que tome la Fiscalía.

Por su parte, el abogado de la familia de Javier Ordóñez espera “que se soliciten ya las órdenes de captura y se los lleve de inmediato a legalización e imputación de cargos por homicidio agravado y tortura. Además, se investiga qué otros uniformados deben responder por omisión, al haber permitido este hecho atroz. Ya van cinco más vinculados”, dijo el penalista.

Un tío de la víctima, Mardo Ordóñez, que además hizo parte de la Institución por 20 años, expresó el asombro que se llevaron él y los demás parientes cuando vieron el cadáver de Javier Ordóñez completamente desfigurado a raíz de la golpiza propinada por los policía del CAI de Villa Luz.

“Hoy nos lo entregaron (el cuerpo) y quedé muy sorprendido de cómo quedó mi sobrino. A su debido tiempo, el abogado va a dar a conocer a la opinión pública realmente cómo quedó”, señaló. Según dice, en la época en la que estaba en la institución los comportamientos y prácticas eran diferentes.

CP

“Me duele lo que sucedió porque, cuando se presentaban estos casos de alicoramiento, nosotros tratábamos de apaciguar, no de alentar y, si la persona nos agredía, nosotros tratábamos de no hacerle caso, de no igualarnos en sus insultos”, afirmó el familiar de Ordóñez.

Juan Camilo Lloreda Cubillos y Harby Damián Rodríguez Díaz llevaban más de 5 años como patrulleros de la Policía Nacional. Ambos estaban asignados al CAI de Villa Luz, occidente de Bogotá, y ahora los dos, y 5 uniformados más involucrados en los hechos, enfrentan una condena de cerca de 60 años por la muerte del ciudadano Javier Humberto Ordóñez Bermúdez.