Sacerdote le desea la muerte a feligreses que no van a misa por temor al Coronavirus

Se trata de Antônio Firmino Lopes Lana, de la parroquia de Sao Batista, en el municipio de Visconde do Río Branco (Brasil).

Un sacerdote brasileño ha incendiado las redes sociales por un duro comentario que lanzó en plena misa retransmitida en directo contra los católicos que no acuden a la iglesia.

En el video se puede apreciar al padre Antônio Firmino Lopes Lana, de la parroquia de Sao Batista, diciendo que las personas que no pertenecen al grupo de riesgo deberían no faltar a la ceremonia religiosa.

Su malestar con los que se ausentan fue tal que llegó a desearles la muerte: “Vamos viendo quién realmente ama la eucaristía. Porque hay algunos católicos, graciosos, que tienen salud, tienen todo y dicen: ‘Yo solo voy a la iglesia cuando haya una vacuna’. Espero que no haya vacuna para estas personas, o que mueran antes de que llegue la vacuna, ¿no?'”, afirmó el párroco durante la misa.

Y continuó cuestionando a quienes pueden asistir sin inconvenientes: “Porque hay personas que no tienen ningún problema, que no están en el grupo de riesgo. Eso significa que esas personas no tienen fe”.

El extracto del momento exacto en que el cura brasileño dijo las polémicas palabras fue compartido profusamente en redes sociales, donde el religioso recibió todo tipo de críticas.

Pidió disculpas

El vídeo se difundió rápidamente por las redes sociales, levantando una enorme oleada de críticas hacia Firmino, razón por la que dio la cara, se retractó y calificó lo dicho como un “comentario desafortunado”.

Al ver estas reacciones, el sacerdote grabó un vídeo pidiendo disculpas por su “infeliz comentario” y aseguró que “aquellos que me conocen saben que defiende la vida”. “Rezad por mí, yo soy débil también. Yo soy pecador, tengo mis miserias y preciso de misericordia”, dijo el reigioso.

“Tengo que disculparme con aquellas personas que se sintieron ofendidas, heridas por mis palabras. Espero que esto quede claro, y estoy seguro de que ustedes que tienen buen corazón reconocerán mi error y me perdonarán”, concluyó.

Las desafortunadas palabras de Firmino llegan en un momento muy delicado para Brasil, que en las últimas 24 horas ha registrado 47.134 nuevos contagios de COVID-19 y 1.271 muertes, según ha informado el Ministerio de Sanidad.

De esta forma, la cifra total de infecciones es de 3.669.995 millones, mientras que suma 116.580 decesos desde que se registró el primer caso de Coronavirus el 26 de febrero.

Estas cifras confirman a Brasil, con sus 210 millones de habitantes, como el segundo país con más víctimas y casos de COVID-19 en el mundo, tan sólo superado por los Estados Unidos, y como uno de los epicentros globales de la pandemia.