Roy Barreras y Benedetti no renunciaron al Partido de la U sino que los expulsaron

Los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti, quienes anunciaron su “ruptura definitiva” del partido de ‘la U’, no renunciaron sino que habrían sido expulsados.

A un mes de la salida de los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti del Partido de la U –situación que dejó en veremos sus escaños en el Parlamento–, este viernes se conocieron dos cartas en las que la colectividad formaliza la expulsión de ambos, lo que implicaría que podrían seguir manteniendo su curul.

Por un lado, en la resolución contra Barreras, las directivas del movimiento notifican la expulsión por haber incurrido en faltas gravísimas al violar el régimen de bancadas “por no actuar en bancada, no someter a consideración de esta cualquier proyecto de control político que pretenda promover y efectuar comentarios públicos que perjudiquen la imagen del partido”.

En el fallo, fechado el 15 de octubre pasado, se recuerda también que Barreras se apartó de la decisión mayoritaria de la colectividad que llevó a Margarita Cabello a la Procuraduría, y que desconoció públicamente la legitimidad de la decisión.

El fallo contra el senador Barreras fue el 15 de octubre / Twitter

A ello se suma que no haya sometido a consideración ante la bancada el debate de control político contra el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, máxime “cuando el partido hace parte de la coalición de gobierno del presidente Iván Duque”.

“Lamentamos profundamente este tipo de sanciones contra uno de los distinguidos miembros de esta colectividad política; sin embargo, debemos ser respetuosos de la decisión tomada por el órgano de disciplina […] como consecuencia de este fallo usted, a partir de este momento, deja de ser miembro de esta organización política”, reza el documento.

Cuestionado frente al por qué de sus decisiones, en particular apartarse de la votación a favor de la exministra Margarita Cabello al Ministerio Público, pese a que las deliberaciones gozan de supuesta reserva, Barreras contestó que las conversaciones no contaban con dicho cerrojo y dijo que estaba aburrido “de contestar preguntas absurdas que ofenden mi derecho a la libertad de expresión”.

Barreras agregó que el partido está dominado por “unas mayorías abyectas totalmente clientelizadas y desideologizadas, así como desconectadas de la opinión pública […] un partido cuya prioridad fue la elección de una funcionaria a cambio de prebendas burocráticas”.

Por otro lado, en la resolución contra Benedetti se habla de una expulsión formal y se insta a la presidencia y secretaría general de la colectividad para que adopten las medidas necesarias para impedir que el senador utilice logos, símbolos y espacios televisivos o radiales por parte del parlamentario.

El 16 de octubre, cuando presentó su dimisión a la U, Benedetti argumentó que no se podía estar “en un partido que no es ni oposición, ni gobierno, que no ayuda a la paz, que no ayuda a la renta básica, que no ayuda a la microempresa. En ese partido yo creo que sobro y, por lo tanto, me voy tranquilo. Espero que ellos también estén muy tranquilos y felices de que yo me vaya”, dijo.

Es de recordar que el jueves 19 de noviembre, el senador reveló que en estos momentos camina hacia el movimiento Colombia Humana, que lidera el excandidato presidencial y también senador Gustavo Petro. “Podría decir que soy de centro-izquierda, porque sí existe la centro-izquierda y la centro-derecha […] a mí me gusta la centro-izquierda y voy caminando hacia allá, y allá solamente está ubicada la Colombia Humana, o sea que voy caminando hacia la Colombia Humana”, manifestó.

El hecho de que Benedetti y Barreras fueran expulsados de su partido no los perjudica. De hecho, pueden verse beneficiados de esta decisión, ya que al ser expulsados, los senadores pueden crear un nuevo movimiento político o unirse a uno de los ya existentes.

El fallo contra el senador Benedetti fue el 9 de octubre / Twitter

Según La W, la presidenta del partido, Dilian Francisca Toro, no había sido informada de esas decisiones de su colectividad, que se tomaron el 9 de octubre, en el caso de Benedetti, y el 15 de octubre, en el caso de Barreras, como se observa en las notificaciones.

“Hasta el momento, llevo tres semanas en el cargo y el secretario todavía no me había informado, solamente lo hizo hoy. Lo que le puedo decir es que haré las consultas jurídicas de rigor para definir los pasos a seguir”, le aseguró Toro a La W.