Revelan que el INPEC habría solicitado libertad de «La Bestia», Luis Alfredo Garavito

Hay gran preocupación por la denuncia en el programa Los Informantes por una carta del INPEC en la que se pide la libertad de Luis Alfredo Garavito.

El equipo del programa Los Informantes, de Caracol Televisión, reveló un escandaloso pedido por parte del INPEC, el cual solicitó la libertad condicional del violador de al menos 200 niños en el país, Luis Alfredo Garavito, por buena conducta.

Fue a través de una carta que el exdirector de la cárcel La Tramacua, César Fernando Caraballo, habría solicitado una revisión del caso de Garavito y la posibilidad de que este tenga libertad condicional.

Garavito, quien fue condenado a 40 años de prisión y de los cuáles ya cumplió 22; ya habría cumplido con las tres quintas partes de su condena, según dice el mencionado escrito del que habla el programa investigativo.

Por las rebajas de pena a las que puede acogerse, está cerca el cumplimiento de su sentencia. El quindiano alcanzó a abusar de casi 200 menores de edad en diferentes partes del país a lo largo de muchos años.

La mencionada carta habría sido enviada por César Caraballo el pasado 14 de mayo a Camilo Manrique, juez primero de ejecución de penas y medidas de Seguridad de Valledupar. Sin embargo, el actual director del INPEC, mayor general Mariano Botero, desmiente que el instituto solicitó la libertad de Garavito.

«Quiero dejar claro que el INPEC no ha solicitado la libertad de esta persona”, manifestó Botero. Además, se supo que el violador todavía no ha pagado los perjuicios ni reparado a sus víctimas.

En resumidas cuentas, por falta de dinero es que el criminal seguirá preso. Sin embargo, ‘Los Informantes’ también detalló que Garavito nunca ha solicitado su libertad, prefiere continuar tras las rejas.

El historial de Garavito

El también conocido con el alias de ‘La Bestia’ fue capturado el 22 de abril de 1999 y cumple su condena en La Tramacúa de Valledupar junto a Rafael Uribe noguera, asesino y violador de Yuliana Samboní o el fallecido John Jairo Velásquez, alias Popeye, el jefe de sicarios de Pablo Escobar.

Sus crímenes los cometió en distintas zonas de Colombia, incluso en otros países como Venezuela y Ecuador, según la Fiscalía General de la Nación, que lo describe como el “segundo homicida en serie del mundo”.

Todos los crímenes los cometió en menos de siete años, según la confesión que dio en 1999. Según Garavito, el primer crimen de ese tipo que cometió, fue en 1992, en Jamundí, Valle del Cauca, cuando se acercó a un niño, lo acarició y lo asesinó.