Prohiben al presidente Duque mencionar a la virgen de Chiquinquirá en Twitter

La prohibición fue hecha a través de una acción de tutela en la ciudad de Cali interpuesta por un abogado.

La Sala Primera de Decisión de la Sala Laboral del Tribunal Superior de la ciudad de Cali, le ordenó al presidente de la República, Iván Duque Márquez, eliminar un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter alusivo a la conmemoración de la virgen de Chiquinquirá.

La orden dice que el mandatario debe retirar dicho trino, el cual fue publicado el pasado pasado 9 de julio, en un plazo de 48 horas. Además, Duque deberá abstenerse de hacer manifiesta cualquier otra manifestación que le dé prevalencia a su confesión religiosa.

El mensaje dice: “Respetando las libertades religiosas de nuestro país y en clara expresión de mi fe, hoy celebramos los 101 años del reconocimiento a nuestra Virgen de Chiquinquirá como Patrona de Colombia. Todos los días en profunda oración le doy gracias y le pido por nuestro país”.

El Lienzo original de la Virgen de Chiquinquirá se conserva en la Basílica Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá / Google

Debido a esto, el ciudadano identificado como Víctor David Aucenón Liberato, no estuvo de acuerdo y decidió entutelarlo ya que, con su mensaje, el presidente Duque fue discriminatorio con las demás creencias, cultos, y minorías religiosas que no aprueban la adoración de la Virgen de Chiquinquirá.

El ciudadano agregó que con su comentario, el presidente no está respetando los derechos a la libertad de cultos y tampoco el principio de separación entre la religión y el Estado consagrado en la legislación colombiana. Además de hacer proselitismo religioso en favor de un culto, congraciándose de esta manera con las mayorías políticas devotas.

“El Tribunal de Cali le ordena al mandatario prevenir para que, en lo sucesivo, se abstenga de incurrir en las conductas que dieron origen a esta tutela”. Con esta orden, el presidente podría tener prohibido publicar mensajes con este tipo de contenido y de esta manera respetar las diferentes religiones o cultos de Colombia.

El Tribunal de Cali puntualizó que una expresión como la que utilizó el primer mandatario, lejos de unir a la población colombiana, “deja de manifiesto la adhesión del presidente por una religión en particular”, lo cual es contradictorio con la imparcialidad que debe reinar en sus manifestaciones públicas.

La decisión, respaldada por los magistrados Germán Darío Góez y María Nancy García, con salvamento de voto de Carlos Carreño, recalca que a las autoridades públicas les está prohibido realizar conductas que constituyan favorecimiento a una confesión o a una iglesia.

En síntesis, el derecho de libertad de expresión del presidente, debe ceder ante el derecho de la libertad de cultos consagrado en la Constitución de 1991.