Procuraduría pide que Corte Suprema de Justicia remita proceso contra Uribe a la Fiscalía

El ente de control se pronunció en medio de una semana decisiva para este caso del expresidente.

A través de la cuenta de Twitter de la Procuraduría se dio a conocer reforzó un comunicado en el que expone los argumentos para afirmar que la “Corte Suprema de Justicia perdió la competencia” debido a que Álvaro Uribe Vélez renunció a su curul como senador.

El ente de control, en cabeza del procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, insiste en el deber que tienen todos los funcionarios de acatar y dar cumplimiento a las decisiones judiciales.

Señaló que, con la separación definitiva del entonces congresista de su curul, desaparece el fuero que la Constitución le otorgaba, por lo que la Corte Suprema solo podrá conocer de los procesos en los que los presuntos delitos tuvieran relación directa con su función de congresista.

“[…] con la separación definitiva del entonces congresista a su curul, desaparece el fuero que la Constitución le otorgaba, por lo que la Corte Suprema solo podrá conocer de los procesos en los que los presuntos delitos tuvieran relación directa con su función de congresista”, argumenta el organismo de control.

Además, estableció que tampoco se logró demostrar que Álvaro Uribe hubiera utilizado servidores de su Unidad de Trabajo Legislativo que pusiera en peligro latente su actividad en el Congreso de la República.

“A juicio del Ministerio Público, la simple coincidencia temporal de la presunta comisión de los hechos y la condición de ostentar el cargo de Senador de la República, no puede considerarse como suficiente para extender el fuero y por ende la competencia de la Sala Especial de Instrucción, luego de la renuncia al cargo”, puntualizó.

Finalmente, la Procuraduría precisó que esta intervención responde a sus funciones constitucionales como Ministerio Público, en defensa de los intereses jurídicos y en procura de la preservación de la integridad del orden jurídico y no puede ser interpretada como el desconocimiento a la dignidad de la Corte Suprema de Justicia y sus decisiones.