Presidente de este país ordenó al Ejército matar a quienes incumplan con la cuarentena

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, ha lanzado unas declaraciones que rápidamente han generado polémica en la población de su país y al resto del mundo al ordenar a los cuerpos de seguridad que “disparen a matar” a todos aquellos que no acaten la cuarentena por el Coronavirus que asola al mundo entero.

“No dudo. Mis órdenes son para la Policía y el Ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar. Muerto, a cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba”, dijo este miércoles en la noche Duterte en medio de un discurso televisado.

La orden de Duterte es de una situación de extrema gravedad en Filipinas, puesto que el cierre de las fronteras en ese país y las duras normas de cuarentena ha hecho que los millones de personas que viven en una situación de pobreza, sobre todo en Manila, no tengan forman de ganarse la vida.

Rodrigo Duterte, presidente Filipinas / Google

Estas declaraciones del mandatario se dan precisamente el mismo día en que un grupo de personas manifestaron en el San Roque, un popular sector de Manila, pidiendo ayuda al Gobierno en medio de la emergencia por la pandemia ya que no saben cómo van a subsistir sin apoyo alguno.

Duterte también acusó a grupos civiles de izquierda de estar, supuestamente, detrás de las protestas en Manila. “Izquierdistas, ustedes no son el Gobierno. No anden por ahí causando problemas y disturbios porque ordenaré su detención hasta que finalice el brote”.

Soldado filipino / Google

Cabe anotar que el presidente filipino obtuvo la semana pasada “poderes especiales” del Congreso para lidiar con la pandemia en una ley que incluye la provisión de 4.000 millones de dólares para repartir entre 18 millones de hogares desfavorecidos del país, donde el 16% de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

Defensores de derechos humanos y grupos civiles han denunciado este jueves las palabras del presidente, que se regaron rápidamente por las redes sociales, donde la etiqueta #OustDuterte (expulsar a Duterte) es tendencia desde anoche.