¿Por qué los hospitales privados no quisieron vacunar en Medellín?


Por: Sophía Pérez, Periodista

Desde hace muchos años se viene hablando de la salud como un negocio, en el que la vida y las personas somos una simple mercancía y servimos como el vehículo con el que unos pocos se llenan los bolsillos de dinero, porque mientras las personas hacen grandes esfuerzos por pagar su salud y mantenerse al día, las entidades tratan a los usuarios de manera indigna, no los atienden con calidad, los hacen esperar horas para la atención o un medicamento y meses por una cita, para que muchas veces mueran víctimas del sistema.

El caso más reciente se presentó en Medellín luego del anuncio del alcalde Daniel Quintero en el que, informaba a la adultos mayores de 70 años que podrían acercarse a partir de ese momento a recibir su dosis de la vacuna contra el Coronavirus sin cita en 78 puntos de IPS públicas y privadas de la ciudad.

El anunció desencadenó una confrontación, pues, aunque las IPS públicas cumplieron e iniciaron un exitoso proceso de atención, algunas privadas salieron a desmentir el anuncio y no se acogieron a la medida generando gran caos, controversia y desinformación que aprovechó la oposición para hacer eco de quienes no, en vez de priorizar la información de quienes sí, acorde a su responsabilidad con el momento histórico que atraviesa el mundo.

Pero, ¿por qué no quisieron vacunar los hospitales privados?, ¿por qué no se acogieron a la medida?, ¿acaso están haciendo uso indebido de las dosis? Las preguntas surgen porque además que es la Alcaldía de Medellín la encargada de distribuir el fármaco y conoce el porcentaje (%) de ejecución en cada uno de los lugares, es bastante increíble la lentitud que están teniendo muchísimos en la implementación del Plan Nacional de Vacunación y las pocas citas que asignan a diario.

Algunas instituciones no están teniendo la altura ética y social que pide este momento, porque mientras en las IPS públicas fluían las filas con los protocolos de bioseguridad en las privadas solo se presentó caos. ¿Acaso cuál es la dificultad de administrar la vacuna que entrega el Gobierno a gente que les paga por su servicio de salud?.

Después de lo sucedido quedan muchísimas reflexiones y es que solo la unidad y el hecho de trabajar de manera decidida por lograr la mayor cantidad de vacunados en el menor tiempo posible debería ser prioridad #1 sin importar sí se es público o privado y que, en este momento se deberían dedicar a construir. Sí, ayer se generó caos, por desinformación o intereses de algunos, quienes tienen una función pública sin importar su ideología, deberían unirse y aportar con información de valor, pero la actitud de algunos solo demuestra que quieren que el sistema y la ciudad colapsen.

Aún con las negativas de algunas instituciones se avanzó y más de 11 mil personas pudieron obtener su dosis y durante estos días las personas se podrán seguir acercando a los puntos habilitados para recibir su vacuna manteniendo las medidas de bioseguridad.


Este artículo refleja únicamente la opinión del autor y no compromete el pensamiento ni los puntos de vista de El Pregonar