AUDIO | Por no acatar cuarentena, policías habrían abusada sexualmente de una mujer

Una joven, quien en entrevista con La W Radio se identificó como ‘Camila’, denunció en la emisora que fue agredida por uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá cuando estaba infringiendo una de las normas de la cuarentena.

Según contó la presunta víctima a través de una llamada con la frecuencia radial, que una vez los uniformados se percataron de la infracción, “llegaron muy bravos” y se la llevaron junto a varios amigos para el CAI del barrio Laureles.

Posteriormente los uniformados les informaron a los jóvenes sobre la multa que deberían pagar por incumplir el decreto de aislamiento obligatorio y les dijeron que iban a ser trasladados hacia la Unidad Permanente de Justicia (UPJ).

La joven cuenta que los hechos sucedieron el pasado 22 de marzo aproximadamente a las 11 de la noche y se encontraba con dos amigos que la acompañaron a sacar a su mascota cuando fueron sorprendidos por varios uniformados.

“Nos subieron a un bus para llevarlos y ahí había una señora que se dio cuenta que yo tenía plata”, comienza relatando ‘Camila’ en la emisora. “El bus arrancó pero el conductor me dijo que me hiciera en la parte de adelante con él, ahí”.

CAI Los Laureles, Bogotá / Google Maps

La joven asegura que el conductor del bus era otro policía, quien aparentemente le hizo varias insinuaciones para con la intención de liberarla. “En repetidas ocasiones, me insinuó que había muchas posibilidades para que nos soltaran”, dice.

Sin embargo, asegura la víctima, “todo el tiempo me negué, por esto, me volvieron a enviar a la parte de atrás del bus”, dijo la joven en la emisora, y resaltó que en el vehículo oficial de la Institución solo habían dos uniformados.

‘Camila’ agrega en el relato que no fue recluida en la UPJ porque sufre de depresión y se encuentra medicada, por esto, según ella, fue liberada de inmediato y pidió el favor a uno de los oficiales que le ayudara a pedir un taxi ya que vive lejos.

Cuenta la joven que le negaron la solicitud por lo que se tuvo que ir caminando junto a otras personas que se encontraban en la puerta de la UPJ, aparentemente 5 ciudadanos venezolanos, a los que sugirió llegar hasta una avenida principal para encontrar transporte.

Sin embargo, mientras iban caminando y charlando por el camino la forma en que uno de los policías del bus le estaba insinuando que quería sexo, repentinamente el vehículo apareció nuevamente al lado de ella y los uniformados la volvieron a subir.

En el interior del vehículo, “una mujer que estaba en la parte de adelante del bus les dijo a los policías que yo tenía un fajo de billetes y que me robaran. El policía de inmediato me dijo que le entregara todo lo que tenía y que no buscara problema”, dice ‘Camila’.

La joven habría sido llevada en uno de estos buses / Google

Y continua: “me dijo que me quitara la ropa mientras buscaba desesperado el fajo de billetes. Le reiteré que no tenía nada, me dio que me tenía que quitar mi ropa, yo me quité mi ropa. El policía buscaba desesperado […] el fajo de billetes”.

‘Camila’ mencionó en la emisora que en ese momento, como el policía no encontró nada porque la plata la tenía escondida en la ropa interior, le pidió que se quitara todo argumentando que supuestamente era una ladrona, pero la joven se negó.

En ese momento el policía comienza a lanzarle expresiones vulgares: “Me empezó a decir que tenía unos senos muy ricos. Cuando me quité el sostén me robó 100.000 pesos que tenía guardados y le pidieron que una mujer policía me requisara”.

“En ese momento me dio un ataque de nervios y me dieron ganas de vomitar. Ellos me dijeron que si me vomitaba en el bus limpiaban conmigo, entonces yo les dije que abrieran el bus para vomitar”, continuó el relato la joven en la emisora.

“En ese momento abrieron las puertas del bus, en marcha, me esposaron en la puerta y me sostuvieron del cabello para vomitar en la calle […] Cuando se me pasó el ataque de nervios, el bus se estaciona en el CAI de Villa del Río”, localidad de Bosa.

Dice que ya en el CAI de Bosa se encontró con el agente que le puso la infracción por la que desde un principio fue detenida (por incumplir el decreto de la cuarentena) y que al percatarse del abuso, la acompañó hacia su lugar de residencia.

“Después de esto fui al hospital a que me hicieran valoración, pero no me quisieron atender porque no me hubo penetración. Yo fui víctima de violencia sexual, hurto, trauma psicológico. El caso ya lo tiene la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo”, concluyó ‘Camila’ en el medio.

En la emisora aseguran que consultó a la Policía Metropolitana de Bogotá para ver qué había sucedido; sin embargo, les dijeron que no tenían conocimiento de los acontecimientos, pero anunciaron que iban a abrir un proceso en contra de los uniformados.