¡Otra vez Electricaribe! Mujer muere electrocutada al caerle cable de energía encima

Vecinos del sector aseguran que desde hace tres meses estaban denunciando las fallas en la guaya que siempre era remendada por funcionarios.

La joven madre Johanna Montañez de la Cruz, de 27 años, falleció electrocutada frente a su hija y su esposo cuando caminaba por una calle del barrio Carlos Meisel, en el suroccidente de Barranquilla, tras caerle un cable de alta tensión deteriorado.

Un habitante del sector que presenció la tragedia contó que la comunidad está “consternada por esta muerte tan absurda”, y aseguró que el cable venía presentando fallas desde hace varios meses, pero que Electricaribe no arregló pese al llamado de la comunidad.

“Fue una cosa espantosa, porque nosotros no esperábamos que esa guaya le fuera a caer encima como le cayó, habiendo uno advertido a Electricaribe lo que se estaba pensando, que no remendaran, que pusieran guayas enteras”, comentó Elvira Cano, que fue testigo de los hechos.

Johanna Montañez de la Cruz, de 27 años / Facebook

Por su parte, Pedro Jiménez, otro habitante de la zona, denunció que “Fue por causa de la ineficiencia de Electricaribe. Una guaya que se había reventado por pedazos y que cada vez que venían la remendaban, y ese día iba pasando esa muchacha y justo explota un tanque y se cae la guaya”.

El hecho se registró el pasado lunes 31 de agosto en horas de la noche, cuando Johanna y su familia caminaban por una calle. Un cable cayó sobre la mujer y su esposo apartó de inmediato a la niña. Con un palo intentó desprender a su esposa de la descarga eléctrica.

Sulia de la Cruz, madre de la víctima, afirmó que esa “era una tragedia anunciada, de esto se venía hablando y se llamaba a Electricaribe que vinieran a arreglar la guaya. ‘Ya vamos, ya vamos’, y nunca venían. Cuando pasaba el camión los vecinos le decían ‘mire que esta guaya está dañada, es un peligro, hasta que no haya un muerto’”.

La comunidad se unió para pedir que “se haga justicia” por la muerte de la joven madre de dos hijos, y porque el viernes pasado la familia del médico José Miguel Dau denunció que el hombre, de 93 años y que estaba conectado a un respirador, falleció luego de que Electricaribe le cortara el servicio de energía.

Fue por eso que la Superintendencia de Servicios Públicos anunció que investigará a la empresa de energía por estas dos muertes, y que adelantará una “evaluación de los hechos ocurridos que han sido asociados, presuntamente, a procedimientos de Electricaribe”, según comunicado.