No se baña hace cinco años y asegura que está “perfectamente bien”

El médico de 37 años considera que bañarse es un concepto moderno y defiende que nuestra piel necesita a los microbios para su apariencia y nuestra salud.

James Hamblin es médico, profesor en la Universidad de Yale (Connecticut, Estados Unidos), experto en medicina preventiva, columnista y escritor, dijo en una entrevista que ha dejado de bañarse dese hace cinco años y se siente “perfectamente bien”.

Este educador realizó el proceso de manera paulatina a partir de 2015: pasó de bañarse casi todos los días a reducir la frecuencia tanto de ese proceso como del uso de jabón, shampoo y desodorante.

Según las investigaciones del doctor Hamblin, no solamente pasamos mucho tiempo, además gastando agua, en la ducha, sino que es una práctica que, al contrario de lo que se piensa, no es sano para la salud de la piel y del sistema inmunológico.

Doctor James Hamblin / TedMed

Su experimento, en el que consultó con otros expertos como dermatólogos, alergólogos e inmunólogos, resultó en el análisis científico del efecto de bañarnos a diario. Y según ello, no es algo bueno del todo.

El doctor recuerda que hasta hace poco bañarse a diario o tener incluso acceso a una ducha era privilegio de pocos. Dicho ecosistema microbiano, dice Hamblin, le ayuda al cuerpo, en especial a las células inmunitarias, a ‘leer’ las señales externas a través de la piel, en contacto con la sangre.

“El cuerpo se acostumbra a no oler mal”

“Con el tiempo, tu cuerpo se acostumbra cada vez más para que no huela tan mal si no usas desodorante y jabón. Y tu piel no se vuelve tan grasienta cuando dejas de usar jabones fuertes. Muchas personas usan champú para eliminar los aceites del cabello y después se aplican un acondicionador para colocar aceites sintéticos. Si logras romper ese círculo, tu cabello terminará viéndose de la manera que era cuando empezaste a usar esos productos”, añade.

“Lo principal es entender que lleva tiempo, no sucede de la noche a la mañana, no es inmediato. Hubo momentos en los que me quería duchar porque lo extrañaba, olía mal y sentía que tenía grasa. Pero eso empezó a pasarme cada vez menos. A medida que usaba menos y menos, empecé a necesitar menos y menos, explica.

El médico asegura que desde el 2015 no se baña / TedMed

“Hueles como una persona”

“Cuando te duchas agresivamente, destruyes los ecosistemas. Se repueblan rápidamente, pero las especies quedan desequilibradas y tienden a favorecer los tipos de microbios que producen olor. Cuando dejas de ducharte hay un momento en el que tu ecosistema llega a un estado estable y dejas de oler mal. No hueles como agua de rosas. Simplemente hueles como una persona”, cuenta.

“Tengo un olor propio y a mi mujer le gusta. Para otras personas no está mal. En la actualidad esperamos que la gente no huela a nada o que huela a perfume, colonia, gel de baño o de lo contrario significa que huelen mal. Si hay algún olor humano detectable, es negativo”, dice.

“Me enjuago cuando lo necesito o cuando lo deseo, sólo con agua, rápido, especialmente cuando tengo el cabello como si me hubiese acabado de despertar o si visiblemente tengo algo sucio. Pero puedes exfoliar, puedes eliminar los aceites simplemente frotando con las manos y peinando tu cabello ocasionalmente. Y eso es todo”, explica para la BBC.

Sarah Yager, esposa de Hamblin, dice que su pareja huele bien / Google

Ducharse, un concepto moderno

“La ducha diaria es un concepto muy moderno porque antes no solíamos tener agua corriente. La mayoría de la gente no tuvo acceso a agua corriente hasta los últimos cien años. Era algo que quizás la realeza podía hacer, los reyes y las reinas, pero que la gente sólo podía hacer ocasionalmente. Quizás se metían en un río o en un lago, pero no era algo que necesitáramos hacer todos los días”, cuenta.

También habla del consumismo: ”Además no teníamos la capacidad de producir en masa. Por lo que mucha gente usaba jabones caseros y tampoco los utilizaban todos los días porque eran muy duros para la piel. Es algo muy moderno. Diría que la ducha es una preferencia, pero no una necesidad médica”, sostiene.

“Es un acontecimiento muy nuevo en la historia de la humanidad: que tengamos que gastar tanto tiempo, dinero y recursos en bañarnos y si eso se combina con el conocimiento que tenemos sobre el microbioma de la piel. Me da curiosidad pensar que quizás estamos haciendo demasiado y podría ser beneficioso recortar”, mantiene.

“Los microbios no causan enfermedades”

“Todo el tiempo, tenemos billones de microbios viviendo sobre nosotros que no nos están causando ninguna enfermedad. Cuando nos lavamos la piel, cambiamos esas poblaciones microbianas y aún no comprendemos en su totalidad si eso es bueno o malo”, dice.

Hamblin es proesor en la Universidad de Yale / Facebook

“Los microbios en nuestra piel son tan importantes para su apariencia y para nuestra salud como lo es el microbiota intestinal para el sistema digestivo. Sin embargo, históricamente hemos asociado los microbios con algo negativo porque sólo los encontrábamos cuando buscábamos las causas de enfermedades, concluye el experto para la BBC.