“No me arrepiento”: policía acusado de asesinar a joven manifestante

Brayan Niño falleció el pasado primero de mayo en medio de los choques entre la fuerza pública y los ciudadanos que se registraron en Madrid (Cundinamarca).

Se trata del mayor de la Policía Nacional, Carlos Javier Arenas, quien fue capturado cuatro días después debido a que el tribunal militar encontró “material probatorio y evidencia física” clave para acusarlo como el presunto responsable del homicidio.

En una entrevista con la revista Semana, el policía manifestó que el escuadrón antidisturbios -ESMAD- y el cuerpo de seguridad siguieron todos los protocolos aprobados por la ley durante las manifestaciones en el marco del Paro Nacional, que lleva 17 días.

“La ley nos otorga las atribuciones para el uso de la fuerza cuando se necesita. Aquí se cumplieron todos los parámetros. Los disparos se hicieron bajo los reglamentos. Lo que sigue es reserva sumarial. Está por establecerse”, indicó.

El uniformado, igualmente, señaló que en ningún momento hubo intención de hacerles daño a las personas que estaban en ese lugar. Asimismo, puntualizó que no se siente responsable de la muerte de Niño Araque.

“Yo estaba cumpliendo con mi reglamento. Es lamentable el resultado. Se lo digo como padre, como hijo. Yo no estoy formado para hacer eso. No me arrepiento de nada”, agregó en ese mismo medio.

Ante la muerte del joven de 24 años, por la que el ESMAD fue señalado, reaccionó Nicolás García, gobernador de Cundinamarca, que en su momento lamentó el hecho y dijo que el Escuadrón Móvil Antidisturbios no tenía por qué estar en el lugar de los hechos | Pulzo