Niña fue amarrada, violada, golpeada, asesinada y enterrada en el patio de una finca

Una niña de 12 años de edad fue cruelmente asesinada en el corregimiento La Sierra, municipio Chiriguaná, departamento de Cesar, el pasado jueves 30 de abril, cuando un vecino la estaba enseñando a conducir motocicleta.

El hombre, de quien se conoció era cercano a la familia, aprovechó ese momento para raptar a la niña y truncarle su futuro: la violó, la golpeó, la amarró, la asesinó; y no conforme con eso la enterró en el patio de una finca.

Este hecho, que tiene consternados a los habitantes de La Sierra, sucedió el pasado jueves 30 de abril, pero solo hasta la madrugada del pasado este sábado fue confirmado el crimen por parte del alcalde Carlos Iván Camaño.

Los parientes de la menor, al notar que las horas del jueves transcurrían y la pequeña no llegaba a su casa, decidieron colocar la denuncia ante las autoridades, quienes de inmediato comenzaron la búsqueda.

“A eso de las 4:30 de la tarde del jueves, desapareció la menor de 12 años. La Policía se puso en alerta por las denuncias públicas de la comunidad del corregimiento de La Sierra, donde acontecieron los hechos”, dijo el alcalde.

La menor estaba enterrada en una finca / El Heraldo

Al día siguiente comenzó la búsqueda con ayuda de la alcaldía, defensa civil y después de una búsqueda exhaustiva y profunda; sin embargo, “en horas de la madrugada fue encontrada la niña, lastimosamente, muerta, amarrada y con signos de violación”, dijo el alcalde Carlos Camaño.

Por el hecho, la Policía capturó a Gustavo Simanca, sujeto con el que fue vista la menor por última vez y por consiguiente fue el primer sospechoso que al ser interrogado confesó el escalofriante crimen, llevando a los policías a las afueras del pueblo donde había enterrado el cuerpo.

La comunidad, al conocer lo sucedido, se dirigió hasta la vivienda del criminal y en represalias trató de hacer justicia por su propia mano e incineraron la casa de a quien denominaron como ‘El Monstruo de La Sierra’.

“Hay un capturado, Gustavo Simanca, detenido el primero de mayo y se le garantizaron todos sus derechos, se le salvaguardó su vida, no solo a él, sino también la de su familia, quien a la fecha se encuentra en Valledupar, puesto que el pueblo quería tomar justicia por mano propia”, indicó el alcalde Carlos Camaño.

Vivienda de Gustavo Simanca / El Heraldo

El presunto asesino es un hombre de 24 años de edad, pareja sentimental de la hija de la señora que cuidaba a la pequeña para el momento de su desaparición.