Niña de 7 años murió luego de que su mamá le diera cocaína pensando que era bicarbonato

El lamentable caso se presentó en Valledupar, donde una menor, de 7 años de edad, estuvo internada e un centro asistencial desde el 4 de marzo.

Según informaron personas allegadas a la familia, la niña tuvo dolor de estómago y la madre le dio bicarbonato de sodio con limón para aliviarle el malestar. Sin embargo, los dolores continuaron y llevaron a la menor a un centro médico.

De acuerdo con la madre de la menor, identificada como Astrid Orozco, ella le encargó a la niña ir la tienda por un sobrecito de bicarbonato. Cuando Astrid leyó la bolsita “decía soda porque el bicarbonato aquí lo venden como soda”.

Sin embargo, cuando su hija empezó a tener convulsiones, la madre notó algo raro en uno de los ingredientes. “Me dio por probarlo, cuando me eché en el dedito, lo probé en la lengua y eso de una vez me durmió la lengua”, declaró Orozco.

La niña fue llevada a la clínica Santo Tomás, donde falleció / Google

La niña fue internada en la Clínica Santo Tomás, donde los especialistas informaron que que la pequeña llegó con un extraño cuadro de intoxicación. Sin embargo, el pasado 10 de marzo, perdió la vida después de estar seis días hospitalizada.

Tras ello, funcionarios del CTI llevaron el cuerpo de la menor a la morgue y, tras unos análisis, se descubrió que en el interior de su cuerpo habían residuos de cocaína. Sin embargo, siguen trabajando con el fin de descartar otras causas.

“Lamentablemente la niña ingresó con signos y síntomas de intoxicación a la IPS, quien activó la ruta de atención en salud y la de atención con nosotros. Convocamos a las autoridades de Policía y hemos estado en constante comunicación y contacto con ellos”, manifestó el director del ICBF regional del Cesar, Gabriel Castillo.

De inmediato hubo reacciones de la comunidad puesto que exigen respuestas de este caso que tienen conmocionada a la familia de la menos. Además la Defensoría del Pueblo también esta comprometida con este hecho que causa indignación.

Este caso pone en alerta a las autoridades de la capital del Cesar y con ello la revisión de los productos que se venden en tiendas de barrio y la garantía de que sí sean lo que ofrecen, además de poner la lupa en la venta de estupefacientes.