Médicos están renunciando por falta de garantías para enfrentar el COVID-19

En medio de la emergencia que se ha generado por el COVID-19, cuatro médicos de urgencias del hospital San Rafael de Zarzal, Valle del Cauca, renunciaron.

Los galenos aseguran que el personal de este centro asistencial en el norte del departamento no tiene garantías, protocolos ni protección para atender alguna emergencia o paciente por Coronavirus.

Aunque en este municipio aún no se registran casos positivos de la pandemia, los médicos aseguran que no tienen la dotación de protección necesaria para hacer las pruebas.

Además, aseguran que el centro asistencial no cuenta con los equipos e instalaciones para atender posibles pacientes críticos ya que solo hay dos cuartos para aislamiento y una sola camilla.

“Las enfermeras están tomando las muestras que no cumplen con las normas de seguridad que establece el Ministerio”, cuenta el médico José David Bastidas, uno de los profesionales que renunció.

Zarzal, municipio del Valle del Cauca / Archivo

Y explica: “No estamos pidiendo ni que nos aumenten salario, ni nada, solo que nos brinden los elementos de protección básicos […] Estábamos viendo que la integridad de nosotros estaba en riesgo, y con esta epidemia trabajar así es un suicidio”, advierte.

Mientras tanto, la médico Sara Gil, otra de las profesionales que presentó su renuncia manifiesta no tener la protección personal, las instalaciones del Hospital tampoco son las adecuadas para la contingencia.

“Se tienen dos cuartos de aislamiento. Solo uno tiene una camilla, sin nada más. Y el otro, completamente vacío. No tienen baños. Ni los equipos necesarios”, asegura Gil.

Entre tanto, el doctor Víctor Rengifo dice que, a pesar de ser un hospital nivel dos, no tienen ni siquiera un equipo de Rayos X, y solo operan con una ambulancia porque las otras están defectuosas.

Entre los profesionales de la salyd que renunciaron a sus cargos están tres mujeres y un hombre quienes, aseguran, tomaron la decisión pensando también en sus familias.